Con fuertes críticas el regidor Eduardo Almaguer Ramírez da portazo al PRI tras 31 años de militancia. Así lo expresó: “Yo no puedo pertenecer ya a este partido

“Yo no puedo pertenecer ya a este partido. Yo no puedo ni acepto ser comparsa ni cómplice del engaño que le hacen a miles de militantes. Yo no puedo pertenecer a un partido del que se han apropiado 11 señores feudales que buscan, junto con la tecnocracia corrupta, evitar una elección donde decidan los militantes. Esta cúpula reniega de la base y obstruye el ejercicio democrático de la militancia, van a imponer a uno de los suyos para continuar con lo mismo: un partido al servicio del poder y no al servicio de la gente”.

Lo anterior fue restregado a los dirigentes tanto nacionales como estatales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por el regidor Eduardo Almaguer Ramírez, quien ha renunciado tras 31 años de militancia al partido que gobernó a México por más de 70 años consecutivos y que con la vuelta al poder de Enrique Peña Nieto tuvieron la peor de su derrota ante el triunfo del izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

Quien tuviera distintos tanto el partido como en la administración pública, pasando de presidente de los comités de Guadalajara y estatal hasta secretario del Trabajo y titular de la Fiscalía General, ha dado portazo al partido que lo llevó a la regiduría tapatía.

En su renuncia recordó que se afilió al tricolor en el año de 1988 y reconoció que todo lo que es como hombre público se lo debe al PRI pero a 31 años de militancia se va y se declara regidor independiente, aclarando que no tiene invitaciones ni intenciones de afiliarse a otro instituto político.

Insistió que la dirigencia estatal de Ramiro Hernández García lejos de buscar una verdadera integración de las diferentes expresiones, solo ha buscado administrar la derrota y las cúpulas corruptas han decidido someter al partido y a la militancia al simple papel de comparsas.

Compartir