La renta per cápita de Venezuela ha disminuido en un 25.8 por ciento entre 1990 y 2017, reveló este viernes el informe anual del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD)

La renta per cápita de Venezuela ha disminuido en un 25.8 por ciento entre 1990 y 2017, reveló este viernes el informe anual del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) que mide los logros obtenidos en varias dimensiones del desarrollo humano, como tener una vida larga y saludable, adquirir conocimientos y disfrutar de un nivel de vida digno.

El país sudamericano ha continuado descendiendo en la lista mundial del Índice de Desarrollo Humano en los últimos cinco años, especialmente por la caída de los ingresos, y se teme que el éxodo masivo de ciudadanos pueda seguir afectándole en el futuro, ya que las estadísticas de 2018, no se encuentran incluidas en este informe.

“Venezuela en este informe cae dieciséis puestos con respecto a la situación de cinco años atrás. Hay ciertos indicios de que las turbulencias o problemas que se han enfrentado a nivel social y que tienen que ver con elementos políticos y sociales tienen un efecto sobre las condiciones de desarrollo humano”, asegura Heriberto Tapia, especialista del PNUD.

Solo Siria, Libia y Yemen, tres países con prolongados conflictos, han perdido más puestos que el país suramericano, pero a pesar de su caída al puesto 78 del ranking mundial, Venezuela sigue estando por encima de Brasil (79), Ecuador (86), Perú (89) o Colombia (90). Dentro de Latinoamérica, los únicos Estados que figuran en la categoría de desarrollo humano muy alto son Chile (44), Argentina (47) y Uruguay (55).

La clasificación general la encabezan Noruega, Suiza, Australia, Irlanda y Alemania. Irlanda ha experimentado el mayor ascenso escalando 13 puestos hasta el cuarto lugar; le siguen Turquía, la República Dominicana y Botswana que también han subido ocho puestos. Estados Unidos, el país más rico del mundo por ingresos, se sitúa en la décimo tercera posición de esta clasificación mundial.

La desigualdad, el cáncer del desarrollo humano en América Latina

Luchar contra la pobreza y la desigualdad es, según la CEPAL, clave para un desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe.

Aunque en general en América Latina y el Caribe disfrutan niveles de desarrollo humano altos, cuando se ajustan por desigualdad, el valor regional cae un 21.8 por ciento, sobre todo debido a la inequidad en la distribución de los ingresos.

“La desigualdad implica que hay sectores importantes de la población que están siendo completamente excluidos del desarrollo, es decir el mundo se va a desarrollando con nuevas tecnologías, sin embargo, hay sectores a los cuales ese desarrollo les pasa por el lado, eso pasa dentro de los países, pero también comparando distintos países”, explica Tapia.

Haití es un país donde la esperanza de vida al nacer es de solamente 64 años, en el país vecino República Dominicana la esperanza es de diez años más.

El experto pone como ejemplo a la República Dominicana y Haití. “Haití es un país donde la esperanza de vida al nacer es de solamente 64 años, en el país vecino República Dominicana la esperanza es de diez años más. Es decir, solo por el hecho de nacer a un lado de la frontera hay una diferencia de diez años”, resalta.

En Costa Rica, la esperanza de vida es de 80 años, algo que el PNUD afirma debe ser hacia donde el resto de los países de la región deben apuntar, y pronto, ya que el progreso se está desacelerando.

“América Latina es una región que en general nosotros la calificamos como una región de desarrollo alto. Es una región que ha estado progresando bastante, sin embargo, en el contexto global, su tasa de crecimiento y su tasa de progreso no ha sido tan alta como otras regiones del planeta, está por debajo del progreso promedio en el mundo”, asegura Tapia.

Cabe destacar que, a pesar de su desigualdad, la región tiene la menor brecha entre hombres y mujeres en el índice de desarrollo humano con un 2 por ciento, por debajo del promedio mundial del 6 por ciento.

Sin embargo, tiene la segunda tasa de natalidad entre adolescentes más alta y el índice de participación en el mercado laboral de las mujeres es considerablemente menor que el de los hombres (51.6 frente al 77.5 por ciento).

“Los resultados para América Latina muestran que está bien, está avanzando pero que podría hacerlo bastante mejor”, destaca el experto del PNUD.

Hacia el futuro

La cobertura universal de salud es un pilar para el desarrollo sostenible y la seguridad mundial.

Pero no todas son malas noticias, a nivel global, la tendencia general es de una mejora continuada en materia de desarrollo humano, con muchos países ascendiendo de categoría. De los 189 países para los que se calcula el índice, 59 se encuentran en la actualidad en el grupo de desarrollo humano muy alto, y solo 38 países pertenecen al grupo de desarrollo bajo. Hace tan solo ocho años, en 2010, estas cifras eran de 46 y 49 países respectivamente.

Los resultados para América Latina muestran que está bien, está avanzando pero que podría hacerlo bastante mejor.

Además, los niveles promedio del índice han aumentado de manera considerable desde 1990 – un 22 por ciento a nivel global y un 51 por ciento en los países menos desarrollados-, lo cual significa que, de media, las personas hoy viven más, tienen un nivel educativo más alto y cuentan con mayores ingresos. Sin embargo, sigue habiendo diferencias importantes en el bienestar de las personas de todo el mundo.

“Aunque hay motivos para ser optimistas sobre la reducción de la disparidad, la considerable desigualdad en el bienestar de las personas sigue siendo inadmisible. La desigualdad, en todas sus formas y dimensiones, entre países y dentro de ellos, limita las opciones y oportunidades de las personas y frena el progreso”, afirma Selim Jahan, director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD.

Top 10 en índice de desarrollo humano en América Latina y el Caribe

Chile (44)

Argentina (47)

Uruguay (55)

Costa Rica (63)

Panamá (66)

Cuba (73)

México (74)

Venezuela (78)

Brasil  (79)

Ecuador (86)

Compartir