Al expresar las condolencias a la familia de Giovanni López, Hugo López-Gatell manifestó que el uso de la fuerza no se puede justificar por una disposición sanitaria

Hugo López-Gatell Ramírez fue contundente y claro al opinar sobre el Caso de Giovanni López, joven ejecutado extrajudicialmente por policías de Ixtlahuacán de los Membrillos: “El uso de la fuerza no se puede justificar por una disposición sanitaria”.  

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, fue consulado sobre el caso de Giovanni López, quien el pasado 4 de mayo fue detenido por policías municipales de Ixtlahuacán por no llevar cubrebocas, se lo llevaron y luego lo entregaron a su familia muerto con huellas de violencia y un balazo en el pie.

“Expresamos nuestras condolencias a la familia de Giovanni López. Definitivamente es un caso muy lamentable, es una pérdida de una vida humana y eso siempre, siempre debe movernos emocionalmente, racionalmente a la reflexión y a entender por qué se dan estas cosas. Entonces, es una pena y lamentamos mucho la pérdida de Giovanni López”.

Asimismo, rechazó emitir opinión de las circunstancias que llevaron a la muerte de Giovanni porque el caso “está sujeto a una investigación interna en la corporación policiaca que corresponda y seguramente se deslindarán responsabilidades conforme a derecho”.

Aunque López-Gatell en el tema de salud sí opinó: “Como hemos comentado aquí en varias ocasiones, es precisamente por eso que una y otra y otra vez, cuando surgía el comentario, la pregunta, la inquietud o la propuesta, ya sea aquí en la sesión informativa o en los distintos mecanismos por los que la sociedad se expresa la idea de: ‘¿Qué?, ¿no van a usar la fuerza?, ¿no van a obligar a la gente que se quede en su casa?, ¿qué?, ¿no van a ejercer el uso de la fuerza pública?’, la respuesta consistentemente ha sido no, no.

“Porque si uno militariza o convierte a la acción de la salud pública en un asunto de fuerza y no de convencimiento, no de persuasión y no de trabajo de promoción de la salud, en primera es un desperdicio porque quiere decir que estamos despreciando las capacidades analíticas de la sociedad y la capacidad de la ciudadanía, del pueblo, de las personas, de tomar decisiones saludables, protegerse a sí mismos y además ejercer la solidaridad con la colectividad como de manera ejemplar lo ha hecho el pueblo de México”.

Y remató: “Nadie podría invocar justificadamente que este tipo de acciones las hace en pro de la salud”.

Por lo anterior recordó el acuerdo de la Secretaría de Salud publicado el 31 de marzo de este año donde se estableció la Jornada Nacional de Sana Distancia agregamos intencionalmente la fracción octava en el artículo 1º que dice explícitamente que todas las medidas deberán ejecutarse respetando estrictamente los derechos humanos y las libertades civiles consagradas por la Constitución.

Compartir