Transformar sin cimentar… Lamentable que en el programa federal Jóvenes Construyendo el Futuro se ve enredado en corrupción entre empresarios y beneficiarios

Por Alfonso García Sevilla

Lamentable resulta leer la nota que a ocho columnas en el diario Milenio, donde se da cuenta de las irregularidades que se han detectado en uno de los programas estrella de la presente administración federal Jóvenes Construyendo el Futuro” y que busca capacitar a mexicanos de entre 18 y 29 años para que accedan al mercado laboral a través de integrarlos a empresas sin que a éstas les cueste su salario, mediante la adjudicación de una beca del gobierno por 3 mil 600 pesos.

Detalla Milenio que los beneficiarios aceptan dar una parte de la beca, que se les otorga durante un año, a cambio de no asistir a laborar, se han registrado becarios y empresas fantasmas, y robos de identidad, los que ponen en entredicho la efectividad del programa.

Más allá de la falta de controles administrativos férreos en la primera parte de la puesta en marcha de Jóvenes Construyendo el Futuro, resulta lamentable la exhibición que dan a empresas y beneficiarios con actos de corrupción en detrimento del erario. La sociedad mexicana muestra de nuevo que el viejo adagio que reza “la ocasión hace al ladrón” se sigue cumpliendo.

¿No acaso son los empresarios los que más se quejan de la corrupción que priva en el país? ¿No son los jóvenes los que piden oportunidades y vivir en un país más justo y honesto?

Esto nos deja ver el reto principal que tenemos en México en cuanto al combate a la corrupción e impunidad, difícil será construir nuevas realidades y pretenciosas transformaciones si no se ataca desde la raíz. La educación actual debe cambiar su paradigma y se debe incidir para que desde casa se fortalezcan los valores como parte fundamental del desarrollo del individuo en comunidad. De lo contrario a seguir en esta simbiosis cómplice de corrupción entre sociedad y gobierno que nos hace permanecer sin posibilidades de lograr un desarrollo deseable de país.

Compartir