La Academia sueca otorga el premio Nobel de Literatura a periodista y escritora bielorrusa Svetlana Alexievich por sus crónicas del sufrimiento en Chernóbil, y el desastre de Afganistán

 

Se da a conocer el nombre de la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2015, es la escritora bielorrusa Svetlana Alexievich, de quien su nombre logró encabezar la lista de los candidatos, concedido «por sus escritos polifónicos que son un monumento al sufrimiento y al coraje de nuestro tiempo», expresó Sara Danius, secretaria permanente de la Academia sueca.

Sara Danius, secretaria permanente de la Academia sueca

Sara Danius, secretaria permanente de la Academia sueca

Cabe destacar que es la primera periodista en recibir dicha distinción, por considerar el relato periodístico como un género que no entra de lleno en la literatura, por tanto su obra no es muy conocida en todos los continentes, solo su novela Voces de Chernobil, editada en 1991, ha sido traducida al español, no obstante del importante aporte histórico-literario de su obra. En este trabajo en específico, la escritora retrata las consecuencias del desastre nuclear, en voz de los civiles que fueron protagonistas, quienes le compartieron sus testimonios a lo largo de 20 años.

Relata Alexievich que por su narrativa fue acusada de pacifista y de retratar a la Unión Soviética de una manera poco heroica durante los tiempos la URSS. Relata que se vio acosada por el régimen del presidente bielorruso, Aleksander Lukashenko.

Svetlana Alexievich 2Pese a los retos de una mujer donde su territorio le llegó a limitar su libertad de expresión, la autora se alegra por la decisión de la Academia por reconocer el trabajo periodístico, “cómo no alegrarse”, expresa. “hablo de aquellos que no tienen voz, los oigo, los escucho, los comprendo. La calle es para mí un coro, una sinfonía. Es infinitamente triste cómo todo se puede decir, susurrar y gritar en la nada, mis protagonistas son el grano de arena en la Historia. Aquel a quien nunca se pregunta, ese que desaparece sin dejar rastro, llevándose sus secretos a la tumba”.  

SU OBRA:

La guerra no tiene rostro de mujer (1983), Tsinkovye Málchiki (Los chicos de cinc) 1989, Zacharovannye Smertiu (Cautivados por la muerte)1993, Voces de Chernóbil (1997), traducido al castellano en 2006 y El tiempo de segunda mano. El final del hombre rojo (2014)

Compartir