“Si voy, ¿para qué voy?, y si no voy, ¿por qué no voy?”, así es como respondió el presidente Andrés Manuel López Obrador a los cuestionamientos por visita a Donald Trump

Tras las críticas por la visita oficial a Washington, el presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a aclarar que reunión con Donald Trump es de Estado y en referencia al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y no en el marco electoral, tomando en cuenta que el país socio comercial está en plena carrera electoral.

A días de asistir a la visita oficial y de Estado en Washington con el presidente Donald Trump, el Mandatario mexicano se ha visto una vez más en la necesidad de aclarar el sentido de su presencia en Estados Unidos, país que está en plena campaña electoral por la presidencia.

“El motivo es el participar en la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (T-MEC), ese es el motivo principal, el motivo del viaje. Voy a tener un encuentro con el presidente Donald Trump para celebrar el que se logró este acuerdo y que nos va a significar a las tres naciones, a Canadá, a Estados Unidos y a México, el trabajar en una de las regiones, si no es que en la región más importante del mundo en términos de comercio, en términos económicos, es el mercado más fuerte del mundo”, manifestó.

Además, respondió que la visita a Washington significa para México inversión porque “va a seguir llegando inversión foránea, inversión extranjera, se reactiva la economía, se generan empleos y hay bienestar en el país”.

Además consideró la visita de Estado como muy oportuna porque “estamos por salir de la pandemia y necesitamos reactivar la economía, salir de la recesión económica, de la caída que produjo el coronavirus en la economía mundial y que nosotros podamos salir lo más rápido posible”.

Sin embargo, los cuestionamientos arrecian y hasta la exigen al Presidente de México que no asista a Washington, pero AMLO irrumpió: “Pues va a ser una reunión política, en el buen sentido de lo que es la política. Voy a un viaje que tiene que ver con mis facultades que me da, que me otorga la Constitución Política de México”.

_ Pero ¿reconoce que será percibida de manera electoral?, se le cuestionó.

_ Ah, pues sí, pero nosotros tenemos ya una tradición en política exterior, apegada a la Constitución nuestra de no intervención, de autodeterminación de los pueblos, de cooperación para el desarrollo, yo me tengo que ajustar a eso.

Y embistió: “No soy igual que otros, yo voy a representar a México en un asunto que considero fundamental para el desarrollo de la economía y voy también a agradecer el que el gobierno de Estados Unidos tenga un trato respetuoso de nosotros.

Siempre aquí o en otras partes va a haber polémica sobre estos temas, es natural. Yo estoy como el dicho político de la época de liberalismo cuando se enfrentaba a Porfirio Díaz, que siempre está uno expuesto. Es un dicho según cual si la ensartas, pierdes; y si no la ensartas, perdiste. Si voy, ¿para qué voy?; y si no voy, ¿por qué no voy?

Si no voy, soy aldeano de Macuspana, que me da muchísimo orgullo, y además no sólo de Macuspana, de Tepetitán Macuspana, Tabasco, que me da muchísimo orgullo mi pueblo; y si voy pues, ¿para qué me meto en cuestiones políticas si no voy intervenir en cuestiones electorales? Porque yo no quiero que intervengan en cuestiones de México.

Asimismo, se le preguntó si podría viajar en los aviones de la Fuerza Aérea o de la Marina para lo que el Jefe del Estado mexicano respondió: “Como ahora tengo tiempo, porque me puedo ir un día antes y llego sin problema, no hace falta. Porque también hay que gobernar con el ejemplo, hay que predicar con el ejemplo, nada de la parafernalia que había antes, me molesta, hay cosas que no deben volver a suceder en el país”.

Abundó: “Entonces, no quiero dar pie a nada, no quiero que regrese ese estilo al gobierno, la extravagancia, la prepotencia, la fantochería y desde luego no permitir la corrupción, para nada, cero corrupción, cero impunidad. Entonces, vamos a ir a Estados Unidos en esa situación”.

Compartir