Proyectos como el tren Maya, las refinerías, el de Estímulos Fiscales para la Frontera Norte, la siembra de árboles frutales y otros no contribuyen a un crecimiento integral: Coparmex

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) criticó los proyectos de desarrollo que hasta el momento ha presentado el presidente Andrés Manuel López Obrador porque no contribuyen al crecimiento integral del país, al tiempo que se quejaron porque esta administración no dio continuidad al proyecto de Enrique Peña Nieto de las Zonas Económicas Especiales, pese a que admiten que fracasó.

En un comunicado la central patronal encabezadas por Gustavo de Hoyos Walther, pidió “dejar de lado la perspectiva centralista y fomentar una visión económica integral, que tome en cuenta las particularidades de cada región para generar políticas públicas acordes a cada situación específica”.

Enfatizo que la visión centralista que ha predominado en el país ha impedido el desarrollo de una estrategia integral y transversal de las regiones, privilegiando proyectos individuales o estatales aislados con un impacto mínimo en términos macro económicos.

Posteriormente se lamentaron que la actual administración no ha dado continuidad al proyecto que arrancó el ex presidente Enrique Peña Nieto sobre las Zonas Económicas Especiales, dado que éste tenía como objetivo impulsar un desarrollo sostenible en los diez estados con mayor rezago social del país.

“Por si fuera poco, en el gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, a casi 40 días de su inicio no ha manifestado su intención de continuar con el proyecto”, subrayaron.

Para la Coparmex programas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador como el de Estímulos Fiscales para la Frontera Norte y algunos proyectos emblemáticos de infraestructura en el sur y sureste, como el Tren Maya y la construcción de una refinería en Tabasco, el programa de siembra de árboles frutales maderables son “esfuerzos aislados que no pueden ser considerados verdaderos programas de desarrollo regional”.

“Desde nuestra perspectiva, estos proyectos no contribuyen a un crecimiento integral y sostenible de la productividad de las regiones”, indican.

En el comunicado detallaron que desde 1985, el desarrollo de las diferentes zonas del país ha sido profundamente disímil. El peso de los estados del norte, expresado en porcentaje del PIB nacional, se incrementó de 23 por ciento a 28 por ciento, mientras que el de los estados del sur disminuyó de 20 por ciento a 16 por ciento, según el informe de política nacional de desarrollo regional SEDATU 2014.

Compartir