El presidente del PRI Jalisco, Ramiro Hernández García, negó que haya habido corrupción en la construcción de la L3 del Tren Ligero como lo advierte la ASF

Luego de adjudicarse la obra de la L3 del Tren Ligero como logro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Ramiro Hernández García, negó que hubiera existido corrupción en la construcción tal y como lo ha señalado la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Para el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Ramiro Hernández, la Línea 3 (L3) del Tren Ligero es una obra meramente priísta y en particular del ex gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz y en especial de Enrique Peña Nieto, ya que justificó que la entregaron en un 95 por ciento y además ya era funcional cuando Enrique Alfaro Ramírez arribó al gobierno de Jalisco.

Detalló que solo faltaron de construir los entornos a la línea y sus estaciones.

El jefe del tricolor denunció que sí hubo un abandono de la movilidad pero de los gobiernos emanados del Partido Acción Nacional (PAN) porque sus gobernadores se negaron a dar seguimiento a los proyectos priístas.

Culpó del rechazo de la L3 a los blanquiazules, dado que esta obra estaba proyectada desde el año 2000 así como el macrolibramiento y el peribús.

Y manifestó que hasta que el PRI recuperó gobierno fue que se retomaron estos proyectos de movilidad.

En el tema de las denuncias sobre corrupción de la L3 del Tren Ligero que ha advertido la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que se evidencia en el sobreprecio de la obra y su retraso, Hernández García lo negó y el tricolor encontró a otros culpables.

Y entre los culpables señalaron al alza del precio del dólar y así lo justificó Rodolfo Guadalajara, ex director del Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur), quien habló de un sobreprecio de más de 10 mil millones de pesos. Además aseguró que realizaron obras complementarias.

Además negaron que a administración de Andrés Manuel López Obrador haya aportado los 4 mil 500 millones de pesos adicionales y dicen que esos corresponden a recursos atrasados pero que estarían contemplados en dentro delo 28 mil millones de pesos adjudicados para 2019.

Y para rematar, Ramiro Hernández culpó a Enrique Alfaro de retrasar la obra para dejar en mal al PRI Jalisco.

Compartir