En el tercer debate, candidatos sin respuestas claras ante el grave problema de la desigualdad: Oxfam México

En el tercer y último debate, los candidatos a la Presidencia se limitaron a los ataques personales y no plantearon propuestas específicas para combatir la desigualdad. Eso es inaceptable en un país en el que la riqueza de las 10 personas mexicanas más ricas (de las cuáles sólo dos son mujeres) es igual al del 50 por ciento más pobre de México.

“Los enormes problemas de la pobreza, marginación y desigualdad requieren propuestas inteligentes, viables y con probabilidades de éxito. El último debate mostró que, gane quien gane, se necesitará un análisis serio para diseñar e implementar políticas públicas que de verdad puedan cambiar la vida de millones de personas que han sido históricamente olvidadas en este país”, destacó Ricardo Fuentes Nieva, director ejecutivo de Oxfam México.

Los candidatos no solo fallaron en hacer propuestas concretas y con detalles, sino que tampoco especificaron claramente cómo financiarán sus planes de gobierno. Cuentas claras y transparencia son exigencias indispensables para quienes compiten por un puesto de representación popular.

“Las necesidades del país exigen más recursos públicos, durante el debate, todos los candidatos dejaron dudas sobre cómo pagarán por su programa de gobierno durante los próximos seis años. La eficiencia administrativa es una fantasía que, por sí sola, no resolverá el problema en el largo plazo”, agregó Fuentes-Nieva.

Indicó que Oxfam México tiene como centro de su misión el combate a la desigualdad, “por eso hemos construido propuestas puntuales de políticas públicas para combatirla, que están incluidas en nuestro informe México Justo: Propuestas de Políticas Públicas contra la Desigualdad. Como parte de la sociedad civil mexicana, exigimos más y mejores respuestas a un problema tan importante y tan complejo como es la desigualdad”.

Compartir