Barreras sociales representan mayor reto que impedimentos motrices en personas con secuelas neurológicas

Barreras sociales como la falta de conocimiento, el prejuicio e incluso el bullying representan obstáculos más difíciles de superar que los limitantes físicos y motrices en aquellas personas que tienen alguna capacidad diferente o padecen de secuelas neurológicas derivadas de traumatismos cerebrales o enfermedades crónicas como Alzheimer, Epilepsia y Parkinson, así lo refirió, en el marco del 7 Congreso Internacional de Neuropsicología Clínica Intrahospitalaria, el doctor Tedd Judd, neuropsicólogo  de la Universidad de Seattle Pacific en Estados Unidos y experto en reinserción social de pacientes neurológicos.

“Es un asunto de justicia social, de justicia de los derechos humanos de las personas que tienen alguna discapacidad, el derecho de participar como ciudadanos en todas las decisiones de la sociedad. Afortunadamente, en la última década hemos tenido un cambio de perspectiva mundial, incorporando leyes y tratados en todos los países, incluso en México. El cambio de actitud es que ahora vemos a las personas con capacidades diferentes como ciudadanos que están intentando vivir con el resto de la sociedad, tomando su rol en la vida”, enfatizó Judd.

Barreras sociales como la falta de conocimiento, el prejuicio e incluso el bullying representan obstáculos más difíciles de superar que los limitantes físicos y motrices en aquellas personas que tienen alguna capacidad diferente o padecen de secuelas neurológicas derivadas de traumatismos cerebrales o enfermedades crónicas como Alzheimer, Epilepsia y Parkinson, así lo refirió, en el marco del 7 Congreso Internacional de Neuropsicología Clínica Intrahospitalaria, el doctor Tedd Judd, neuropsicólogo  de la Universidad de Seattle Pacific en Estados Unidos y experto en reinserción social de pacientes neurológicos.

“Es un asunto de justicia social, de justicia de los derechos humanos de las personas que tienen alguna discapacidad, el derecho de participar como ciudadanos en todas las decisiones de la sociedad. Afortunadamente, en la última década hemos tenido un cambio de perspectiva mundial, incorporando leyes y tratados en todos los países, incluso en México. El cambio de actitud es que ahora vemos a las personas con capacidades diferentes como ciudadanos que están intentando vivir con el resto de la sociedad, tomando su rol en la vida”, enfatizó Judd.

El especialista dio a conocer que el papel del neuropsicólogo es facilitar la inserción de estas personas en todos los campos de la vida social y familiar, desarrollando roles de manera normalizada y cotidiana. “El cerebro es el órgano del pensamiento, de las capacidades cognitivas, del lenguaje pero también de las emociones, de la personalidad, de la conducta. Nosotros nos enfocamos en los cambios, en las dificultades y desafíos de las personas con secuelas neurológicas”. El campo de la rehabilitación neuropsicológica y la reinserción social y familiar involucra espacios de la memoria, atención, cálculo, lenguaje, funciones cognitivas, emociones y sentimientos.

El 7 Congreso Internacional de Neuropsicología Clínica Intrahospitalaria es organizado por el Servicio de Neuropsicología perteneciente al Departamento de Neurociencias Clínicas del Nuevo Hospital Civil, que a decir de su jefe, el doctor Héctor Velázquez Santana, desde hace 19 años trabaja de manera conjunta con el Servicio de Neurocirugía de Mínima Invasión, en el tratamiento quirúrgico, rehabilitación y reincorporación de los pacientes a sus vidas cotidianas, además de haber posicionado al congreso como uno de los más importantes en el país, como evento de divulgación científica y académica en el tema.

Cabe destacar que el Servicio de Neuropsicología anualmente realiza más de 720 intervenciones de rehabilitación en más de 300 pacientes con diferentes padecimientos neurológicos.

Velázquez Santana dio a conocer que la cantidad de neuropsicólogos clínicos que laboran en los hospitales es insuficiente para el tratamiento integral de los pacientes neurológicos, ya que tan sólo del 5 al 10% de los pacientes reciben rehabilitación neuropsicológica. Refirió al respecto de la formación de nuevos recursos humanos en esta área, que el Departamento de Neurociencias Clínicas está trabajando en la estructura de un programa de especialidad en Neuropsicología. A la fecha continúan los trabajos del proyecto curricular y se esperaría estar concluyendo el año entrante para poder ofertar dicho programa, siempre y cuando se cuente con apoyo de becas federales para los aspirantes.

Compartir