Ante el enfrentamiento de dos grupos delictivos en Mazamitla, Carlos Lomelí Bolaños instó a Enrique Alfaro Ramírez asumir su responsabilidad del reclamo social

Ante el enfrentamiento de dos grupos delictivos en Mazamitla, el coordinador edilicio de Morena en Guadalajara, Carlos Lomelí Bolaños, insto al gobernador Enrique Alfaro Ramírez asumir su responsabilidad del  reclamo social de pacificar al estado.

Carlos Lomelí Bolaños lamentó lo sucedido en el municipio turístico de Mazamitla en la madrugada de este lunes (2 de mayo), un enfrentamiento entre dos grupos rivales de la delincuencia organizada que culminó en un bloqueo de carretera y quema de automóviles.

“Es lamentable que las familias buscan el salir convivir, a  tener un día recreativo y terminen corriendo como lo vimos en algunos videos”, dijo el regidor.

El político del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) calificó como “muy lamentable los niveles de violencia que se están viviendo en el estado de Jalisco”, por lo que pidió al gobernador Enrique Alfaro Ramírez asumir “su responsabilidad y pueda otorgarle algo que ha sido un reclamo de manera permanente desde que andábamos en campaña en el 2018 el poder recuperar la paz y la tranquilidad para este estado”.

Y abundó: “No es un tema nada más de recoger y limpiar, es un tema de abordar los temas con mucha seriedad y trabajar definitivamente meterse al tema de la seguridad de lleno para que pueda recuperar este estado esa paz que tanto reclama loa ciudadanía”.

Lomelí Bolaños refirió que la inseguridad ha aumentado dramáticamente en la entidad y la ciudad, lo que contradice las mentiras que constantemente refieren las autoridades. A este clima de violencia se suma, agregó, la alerta de viaje a Guadalajara y Puerto Vallarta, que emitió el Consulado de Estados Unidos.  

“Sus causas y preocupaciones de nuestra gente de Guadalajara, son nuestras causas y nuestras preocupaciones”, refirió, y hoy nadie puede caminar de manera tranquila por la ciudad, ya que del miedo al robo en la calle o el camión, se ha pasado a ser víctimas de extorsiones, asesinatos o desapariciones, y nueve de cada 10 habitantes se sienten inseguros.

Compartir