Por corrupción con Petrobras, la jueza Gabriela Hardt dictó otra sentencia de casi 13 años de cárcel al ex presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva

Por encontrarlo culpable de corrupción, la jueza Gabriela Hardt dictó sentencia de casi 13 años de cárcel al ex presidente de Brasil, Luis Inácio Luloa da Silva, quien fue encarcelado desde el 17 de abril del 2018 y ya le habían dictado otra sentencia de 12 años.

La condena por corrupción contra Lula corresponde a que fue acusado de ser el dueño del inmueble Ataibia y beneficiarse, a cambio de favores políticos y contratos con Petrobras a las constructoras Odebrecht y OAS.

El delito que le imputan no sólo es el de corrupción sino el de lavado de dinero en contratos de Petrobras, por un valor de un millón de reales (unos 330 mil dólares).

El inmueble en Atibaia está en nombre de Fernando Bittar, hijo del amigo de Lula y ex alcalde de Campinas, Jacó Bittar, de acuerdo con reportes de prensa.

La primera condena que recibió el ex presidente de Brasil, de 12 años y un mes se dio también por corrupción y lavado de dinero pero en esta ocasión se le acuso por beneficiarse con un apartamento de tres pisos en Guarujá, en la costa de Sao Paulo. Es juez en este caso fue Serio Moro.

La presidente del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffman, ha expresado al respecto: “La persecución a Lula no para. Una segunda condena fue proferida, cuando crece la posibilidad de que Lula sea el Nobel de la Paz. En la memoria del pueblo y en la historia, Lula será siempre mayor que sus verdugos”.

Compartir