Muy grave que Jalisco ocupe tercer lugar en desaparecidos y que se tienda a normalizar la violencia: Fredy Medina

“La normalización de la violencia, el verlo como algo cotidiano, es quizá lo más grave que puede ocasionar el clima de violencia en la sociedad”, así lo consideró el presidente estatal del PAN en Jalisco, Fredy Medina Sánchez, a propósito de las desapariciones de varios jóvenes estudiantes en días recientes y que provocó diversas manifestaciones y movilizaciones, particularmente de la comunidad estudiantil.

Acompañado del coordinador de la fracción parlamentaria del PAN en el Congreso del Estado, Miguel Ángel Monraz y los candidatos a gobernador, Miguel Ángel Martínez, y a las alcaldías de Guadalajara y Zapopan, Miguel Zárate y José Antonio de la Torre, respectivamente, el dirigente estatal dijo que Acción Nacional se suma al pesar general por el hallazgo del cuerpo del joven estudiante, Ulises Arellano y a la exigencia a las autoridades para que intensifiquen la búsqueda de los otros estudiantes universitarios, desaparecidos la semana pasada.

Con preocupación manifestó que desgraciadamente estos hechos no son aislados y se están convirtiendo en sucesos cotidianos, que han colocado a Jalisco en las primeras planas de medios nacionales debido a las condiciones de inseguridad que han disparado los índices delictivos.

Particularmente, dijo, preocupa que Jalisco ocupe el tercer lugar en desapariciones, en este año hay cerca de 4 mil personas desaparecidas en el estado y las alarmas se dispararon, pues tan solo la semana pasada desaparecieron en la ZMG seis jóvenes, cinco de ellos estudiantes.

Medina Sánchez expresó su molestia y exigencia para que el gobierno del estado y los gobiernos metropolitanos, se pongan a hacer su trabajo, pues resulta evidente que la falta de coordinación, la ineptidud de los mandos policiacos, así como del modelo de mando único impuesto, tienen al estado sumido en el caos y la incertidumbre de estar viviendo un estado fallido.

Por su parte, el diputado Miguel Ángel Monraz, señaló que el gobierno estatal y los ayuntamientos metropolitanos han sido incompetentes e ineficaces para contener la ola de violencia que vive el estado.

Criticó que a pesar de que al gobierno estatal se le han dado todas las herramientas jurídicas y presupuestales para poder enfrentar de manera eficiente a la delincuencia organizada, ésta siempre está un paso adelante de la propia autoridad.

Asentó que más de 85 mil millones de pesos es lo que le cuesta a las familias jaliscienses, la violencia, que impacta primordialmente en los bienes patrimoniales, debido a los asaltos a personas, negocios, casa habitación, a vehículos, robo de autopartes.

Señaló que vivimos un estado fallido con un mando único que se le otorgó al gobernador, porque fue la estrategia con la que aseguró que se combatiría de manera eficiente en el estado.

“Ha sido un rotundo fracaso el mando único. Y ni hablar de la Agencia metropolitana de seguridad, en la que los gobiernos municipales se la han pasado simplemente discutiendo de manera política y mediática, la seguridad del estado, pero no hay acciones eficaces ni contundentes para frenar la violencia”, dijo el coordinador de los diputados locales panistas.

Monraz evidenció que a los cargos policiacos han llegado compadres y amigos, personas que no son profesionales del tema de seguridad y resulta evidente su ineptitud para combatir los altos grados delictivos en la sociedad.

Por lo tanto, demandó a los gobiernos estatal y municipales que cambien las estrategias, pues está claro que las actuales no están funcionando, con un alto costo para la sociedad, asunto que incluso está referido en la recomendación emitida en días pasados por la CEDH, que indicó que, solo el año pasado, fueron poco más de 3 mil los desaparecidos en la entidad, aunque la cifra reportada por este organismo, de 2013 a la fecha, es de cerca de 14 mil personas en este status.

Asimismo, el candidato a gobernador, Miguel Ángel Martínez, también manifestó su pesar y condolencias a la familia del joven Ulises Arellano, pues reconoció que no puede haber un dolor más grande para un padre que la pérdida de un hijo, y más en estas circunstancias de violencia e incertidumbre.

Apuntó que los candidatos panistas refuerzan su convicción de que tenemos que trabajar para acabar con esta crisis de inseguridad en la que estamos inmersos. “Crisis derivada de haber puesto al frente de los mandos policiacos a personas que no tienen experiencia para ello; de la incapacidad de unos y de otros para resolver un fenómeno difícil para todos”.

Compartir