Lista de violaciones a los derechos humanos en Mariúpol, Ucrania, sigue creciendo cada día. La ONU y la Cruz roja ponen en marcha tercera operación para evacuar civiles

El Secretario General António Guterres informó al Consejo de Seguridad de que la ONU y la Cruz Roja están intentando sacar de la ciudad a más civiles, después de haber ayudado a huir a 500 personas desde el pasado 29 de abril. La Alta Comisionada Bachelet denunció que la lista de violaciones de los derechos humanos “sigue creciendo cada día”

La ONU ha puesto en marcha una tercera operación para evacuar a los civiles de la ciudad portuaria ucraniana de Mariúpol y de la planta siderúrgica de Azovstal, dijo el jueves el Secretario General, Antonio Guterres, al Consejo de Seguridad.

Las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) han ayudado hasta ahora a casi 500 civiles a huir de la zona en dos operaciones que comenzaron el 29 de abril. Guterres declinó dar detalles sobre la tercera operación «para evitar socavar el posible éxito».

«Espero que la coordinación continuada con Moscú y Kyiv conduzca a más pausas humanitarias para permitir que los civiles el paso seguro desde las zonas de combate y que la ayuda llegue a los más necesitados. Debemos seguir haciendo todo lo posible para sacar a la gente de estos lugares infernales», dijo en una reunión en la que informó al Consejo de su reciente viaje a Europa y África.

Como recordó el Secretario General, la evacuación de los civiles de Mariúpol se acordó durante sus reuniones con los presidentes de Rusia y Ucrania. “Es bueno saber que en estos tiempos de híper comunicación, la diplomacia silenciosa todavía es posible y a veces es la única forma efectiva de producir resultados”.

Una operación “verdaderamente excepcional”

El responsable de la ayuda humanitaria de la ONU, Martin Griffiths, dijo que la operación ha sido “verdaderamente excepcional”.

“Debo aplaudir a las autoridades de Ucrania y de la Federación Rusa por su estrecha y constructiva cooperación para hacer realidad esta operación. Nos ha demostrado que hay suficiente buena voluntad y terreno común para trabajar juntos para salvar vidas”, sostuvo.

Griffiths también declinó dar más detalles de la operación en marcha “hasta que haya concluido”.

“Pero lo que sí puedo decir es que por fin estamos viendo los frutos de nuestro trabajo durante estas últimas semanas”, añadió, explicando que llevan tiempo “presionando” para conseguir un acuerdo de alto el fuego local, pausas o ventanas de silencio.

El coordinador humanitario dijo que están “haciendo algunos progresos”. Las pausas de las que dependían estas últimas operaciones “se han mantenido, en gran medida” y por ello agradeció a las partes “que hayan cumplido su palabra y hayan permitido estos movimientos”.

Tanto Griffiths como Guterres insistieron en que seguirán presionando para que más civiles puedan abandonar libremente Mariupol y Azovstal y “explorando todas las opciones” para llegar a más personas, en otras partes de Ucrania donde los civiles están profundamente afectados por los combates.

Violaciones de los derechos humanos

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo que la lista de violaciones flagrantes del derecho internacional “sigue creciendo cada día”.

Bachelet explicó que en los alrededores de Kyiv, desde finales de febrero y durante unas cinco semanas, “las fuerzas rusas atacaron a civiles masculinos, a los que consideraban sospechosos”. “Los hombres fueron detenidos, golpeados, ejecutados sumariamente ejecutados y, en algunos casos, llevados a Bielorrusia y Rusia, sin que lo supieran sus familias, y a centros de detención preventiva”, detalló.

La oficina de derechos humanos, que tiene equipos en varias ciudades de Ucrania, tuvo conocimiento de casos de mujeres violadas por las fuerzas armadas rusas en zonas que estaban bajo su control, así como otras denuncias de violencia sexual por ambas partes del del conflicto.

“Están saliendo a la luz pruebas sombrías de torturas, malos tratos y ejecuciones sumarias de prisioneros de guerra cometidas por ambas partes del conflicto”, añadió.

La Alta Comisionada dijo que es “fundamental” que todas las partes den instrucciones claras a sus combatientes para que protejan a los civiles y a las personas fuera de combate, así como de distinguir entre objetivos civiles y militares. “Los que están al mando de las fuerzas armadas deben dejar claro a sus miembros que cualquiera que se descubra que ha estado involucrado en tales violaciones será perseguido y rendirá cuentas”.

Para conseguir esa rendición de cuentas, “los sistemas nacionales de justicia son los más importantes”, dijo. Pidió a las partes que investiguen todas las alegaciones de crímenes cometidos por sus fuerzas armadas, y celebró “los esfuerzos de Ucrania en este sentido”.

La Oficina de Derechos Humanos está “plenamente comprometida” a apoyar esos sistemas nacionales y la labor de la Comisión de de Investigación sobre Ucrania y a cooperar con la Fiscalía de la Corte Penal Internacional mecanismos de justicia internacional.

Compartir