Consejo de Seguridad de ONU discute estrategias para fortalecer los procesos de consolidación de la paz y prevención de conflictos en países del mundo

 

El Consejo de Seguridad celebró un debate abierto sobre la participación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la consolidación de la paz después de los conflictos y sobre la estructura establecida por el organismo para las actividades en ese ámbito.

El encuentro fue convocado por Venezuela, en su condición de país presidente del órgano de seguridad durante febrero.

Durante su participación en la discusión, Macharia Kamau, embajador de Kenya y presidente de la Comisión de Consolidación de la Paz de la ONU (CCP), recordó que esa entidad se estableció para impedir el comienzo, la reanudación o la continuación de los conflictos armados.

Consideró que a las actividades de la Comisión, de manera general, se les presta poca prioridad y atención, y que no están financiadas adecuadamente.

Macharia Kamau ONU“La construcción de una paz duradera requiere de una financiación predecible, adecuada y sostenible para abordar las causas de los conflictos…. si bien los países que salen de conflictos requieren una financiación importante durante mucho tiempo, a menudo ésta se canaliza mediante respuestas de emergencia, que buscan resultados rápidos”, dijo Kamau.

El diplomático consideró que si se priorizara la inversión en la prevención de conflictos, no habría que dedicar más fondos durante las recaídas.

Durante el debate, los oradores afirmaron que la arquitectura de la ONU para la consolidación de la Paz no ha respondido a su mandato ni ha cumplido plenamente el papel para el que se creó.

Para ejemplificar su inefectividad, fueron mencionadas las recaídas recientes de Sudán del Sur, Burundi y la República Centroafricana, que han tenido un gran costo humano y económico.

Los participantes en el debate pugnaron por fortalecer y coordinar mejor las acciones de consolidación de la paz por parte de la ONU. Asimismo, se pronunciaron por una mayor vinculación de la academia y la sociedad civil, incluyendo a las organizaciones de mujeres, en los procesos para así conseguir más coherencia y compromiso en la construcción de una paz duradera y sostenible.

Compartir