Expertos de la ONU exigen a EU retirar todos los cargos contra Scott Warren al advertir: “Proporcionar ayuda humanitaria a migrantes no es un crimen”

Un grupo de expertos* de la ONU en derechos humanos exhorta a las autoridades de Estados Unidos a retirar de inmediato todos los cargos contra Scott Warren, un ciudadano estadounidense que trabaja para una organización humanitaria que proporciona agua y asistencia médica a los migrantes que intentan cruzar la frontera entre Arizona y México a través del desierto de Sonora.

Los relatores especiales de las Naciones Unidas expresaron su profunda preocupación por las acusaciones contra Scott Warren que trabaja en la organización No More Deaths (No Más Muertes) en la localidad de Ajo, situada en el estado de Arizona.

El juicio contra Warren comenzó el pasado 29 de mayo y podría ser condenado a cumplir 20 años de cárcel en caso de ser considerado culpable de los tres cargos que se le imputan: dos por dar «refugio» a migrantes y uno  de «conspiración para transportar y albergar» a migrantes.

«Proporcionar ayuda humanitaria no es un crimen. Instamos a las autoridades estadounidenses a retirar inmediatamente todos los cargos contra Scott Warren», dijeron los expertos.

Warren, de 36 años, colaboró en la creación de No More Deaths, cuyo objetivo es proporcionar asistencia humanitaria a través de las rutas de migración. Durante los últimos 10 años, ha ayudado a migrantes y solicitantes de asilo que intentan cruzar la frontera entre Arizona y México a través del desierto de Sonora.

Penalizar a los defensores de los derechos de los migrantes

El defensor humanitario fue arrestado por parte de agentes de control fronterizo el pasado 17 de enero de 2018 cuando prestaba ayuda humanitaria a dos migrantes indocumentados en “el granero”, un lugar de acogida el desierto de Sonora.

La detención se produjo horas después de la publicación de un informe donde No More Deaths documentaba la implicación de los agentes fronterizos en la destrucción sistemática de suministros humanitarios, tales como depósitos de agua, y se denunciaba un patrón de hostigamiento, intimidación y vigilancia contra los trabajadores humanitarios.

«El juicio de Scott Warren representa una escalada inaceptable de los actuales patrones que penalizan a los defensores de los derechos de los migrantes a lo largo de las rutas de las caravanas de migrantes», declararon.

El estado de Arizona posee algunos de los corredores de migrantes más mortíferos a lo largo de la frontera de Estados Unidos, contabilizando más de un tercio de las más de 7 mil muertes registradas por las autoridades estadounidenses durante las dos últimas décadas.

«El esencial y legitimo trabajo humanitario  de Scott Warren y No More Deaths defiende el derecho a la vida y evita la muerte de migrantes y solicitantes de asilo en la frontera entre Estados Unidos y México», finalizaron los expertos.

Compartir