Al mostrarse en contra de los llamados a intervenir en Venezuela, Roger Waters sentenció: “No dejemos que destruyan a un hermoso país por unos barriles” de petróleo

El músico y activista británico Roger Waters ha llamado a “no permitir que se destruya Venezuela por unos barriles, en respuesta a una carta abierta dirigida a políticos estadounidenses por un grupo de expatriados venezolanos, en la que piden apoyar al opositor Juan Guaidó y la que fue firmada, entre otros, por una analista del banco de inversiones Goldman Sachs.

El ex líder de Pink Floyd explica en una publicación en Facebook que, tras su reciente llamado en Twitter “Estados Unidos, ¡fuera las manos de Venezuela!”, recibió una lluvia de reacciones de “todos los que hablan por el pueblo venezolano, la mayoría de ellos blancos, de clase media y residentes de la ciudad de Nueva York”.

Una de las respuestas fue la de un viejo amigo suyo, un músico venezolano expatriado, quien le invitó a leer una carta abierta firmada, entre otros, “por una joven llamada Adriana Kohlhofer y dirigida a los Socialistas Demócratas de Estados Unidos”.

La misiva, según Waters, representa “una polémica apasionada en apoyo de las sanciones de Estados Unidos y otros tipos de intervención en Venezuela, con la esperanza de llevar al cambio de régimen, el cual facilitaría la adopción de políticas económicas neoliberales, incluido el regreso de la industria petrolera venezolana a manos privadas.

“Sin embargo, lo que más llamó su atención fue descubrir, tras una búsqueda en Google que Adriana Kohlhofer, que pretende hablar en nombre de la gente de Venezuela, es una analista de gestión de patrimonio privado en Goldman Sachs”.

“Grito de corazón de un pueblo asediado”

Entretanto, el músico británico cita resultados de un estudio realizado entre los venezolanos entre el pasado 7 y el 20 de enero por la reconocida empresa de encuestas Hinterlaces:

Un 81 por ciento de los encuestados no están de acuerdo con las sanciones aplicadas por Estados Unidos contra su país;

Un 78 por ciento no estaría de acuerdo con una intervención internacional en Venezuela para destituir al presidente;

Un 86 por ciento es contrario a una intervención militar internacional en Venezuela;

Un 84 por ciento apoya un diálogo entre el Gobierno y la oposición para resolver los problemas económicos.

Según Waters, estos resultados demuestran que la opinión de la mayoría de los “venezolanos reales, que realmente viven en Venezuela, no coincide con la narrativa que vende la analista de gestión de la riqueza de Goldman Sach, los altos cargos estadounidenses, sus acólitos sumisos en Canadá, Australia, la OTAN y la Unión Europea, así como todas las dictaduras y cuasi democracias de derecha en América Latina dominadas por Estados Unidos”.

Los resultados de la encuesta representan “un grito de corazón de un pueblo asediado, que desea que se levanten las sanciones letales y draconianas y que se le dé el tiempo y el espacio para encontrar su camino; que no quiere ser los próximos Libia o Irak o Siria, y que pide a Estados Unidos que deje de alimentar a los chacales entre ellos y de flotar como buitres sobre sus campos petroleros”. 

En definitiva, “la analista de gestión de patrimonio de Goldman Sachs es solo eso, no es ningún oráculo”, asegura el activista, quien llama a “no permitir que se destruya el hermoso país caribeño por unos cuantos barriles de alquitrán, que es lo único que les importa”.

RT

Compartir