Para inhibir actos de corrupción y no violentar los derechos humanos, Morena propone que policías de Guadalajara porten cámaras de solapa en su uniforme

Al denunciar un posible acto de corrupción de dos policías de Guadalajara, el Grupo Edilicio del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ha propuesta que los policías porten en sus uniformes cámaras de solapa y así evitar corrupción y la violación a los derechos humanos.

Lo anterior fue dado a conocer por el doctor Carlos Lomelí Bolaños, quien se pronunció por usa la tecnología para evitar la corrupción, por lo que evidenció de acuerdo a estudios que con la implementación de estos equipos se ha confirmado una baja en las quejas ciudadanas hasta en un 17 por ciento, añadió.

Asimismo, recordó que en el 2017 ya se habían adquirido 54 cámaras de solapa para un programa piloto, que tuvo un costo de un millón 478 mil 304 pesos, lo que significa un costo unitario de 27 mil 376 pesos, pero “de este proyecto no existe información sobre los resultados”.

Según lo propuesto, si se adquieren tres mil cámaras (el número de elementos que tiene la Policía de Guadalajara) la inversión sería de aproximadamente 38 millones de pesos, con un costo unitario de 12 mil 843 pesos, mucho más de la mitad de ahorro que las que se adquirieron hace dos administraciones.

“Este recurso podría salir de los 67 millones de pesos de la sanción impuesta a la empresa que arrendó de manera irregular las patrullas a la Comisaría de Seguridad Pública”, destacó el edil.

Por lo anterior, anunció que la fracción edilicia de Morena presentará una iniciativa para que se informe de los resultados del programa piloto y los 54 equipos que se compraron, se inicien mesas de trabajo entre los regidores de los grupos representadas en el Ayuntamiento, la Comisaría y la Comisión Estatal de Derechos Humanos,  para diseñar un programa integral y un reglamento para el funcionamiento de las cámaras.

En otro tema, la Regidora Candelaria Ochoa Ávalos denunció que la semana pasada recibió un reporte de un ciudadano que estuvo a punto de ser extorsionado por dos elementos policiacos, quienes lo contactaron para entregarle su motocicleta que había sido robada. Ante esa situación, se dio parte a los mandos de la corporación y exigió seguridad para el afectado, así como la devolución de su vehículo, toda vez que los elementos tienen información de sus datos personales y su domicilio.

Compartir