La falta de lluvia deja al descubierto el templo de Quechula sumergido en el río Grijalva hace 40 años cuando se construyó la presa hidroeléctrica Malpaso

templo de Quechula 5

El nivel bajo del río Grijalva, ubicado en el Estado de Chiapas, dejó al descubierto los vestigios de lo que fue uno de los templos mejor edificados y ornamentados de la cultura sureña de México, el templo de Quechula, sumergido hace 40 años cuando se construyó la presa hidroeléctrica de Malpaso.

Los pobladores de las comunidades aledañas manifestaron que desde el año pasado, el río empezó a sufrir afectaciones en su nivel, no obstante, el mal tiempo trajo consigo el resurgimiento de los muros que formaron la majestuosa iglesia de 61 metros de largo, que sirvió como sede del Santo Patrono de Santiago, construida en el siglo XVI por los frailes dominicos, a la par del convento de Tecpatán.

En 2002 se registró una baja de nivel en el río y pobladores de San Juan de Quechula, asistieron a misa entre los muros de lodo seco.

En 2002 se registró una baja de nivel en el río y pobladores de San Juan de Quechula, asistieron a misa entre los muros de lodo seco.

Autoridades informan que el fenómeno de “El Niño” ha provocado escases de las esperadas tormentas tropicales, por tanto, desde de 2014 el río está pasando por un estado crítico, destacan que para lograr ver el templo, el nivel del agua debe bajar 25 metros. Hace unos días también se empieza a apreciar lo que fue el cementerio perteneciente al pueblo de San Juan de Quechula, conformado por los barrios de Santiago, San Miguel, La Cruz Blanca y El Calvario, sitio elegido para organizar la fiesta en honor a su patrono.

Carlos Navarrete, un arquitecto que ha elaborado un informe sobre los vestigios de la nave para el Gobierno, asegura que el templo fue abandonado entre 1773 y 1776 debido a una serie de plagas que afectaron las comunidades de la zona, que hoy es poblada por indígenas zoques.

Pese a dicha escases de agua, los pescadores alternan actividades como guías turísticos ante la oportunidad de mostrar a los visitantes, lo que fue un importante recinto espiritual. Sus lanchas se convierten en un medio para trasladar a las personas que desean apreciar la fachada y los muros que hace más de cuarenta años albergaron tesoros religiosos y a feligreses que asistían para rendir culto al Santo Santiago.    

Compartir