Llama Ortega Martínez a gobierno federal para que retome el diálogo con elementos de la Policía Federal, a fin de garantizar sus derechos humanos y laborales

El diputado Antonio Ortega Martínez (PRD), llamó al gobierno federal para que retome el diálogo hasta llegar a un buen acuerdo con elementos de la Policía Federal (PF), a fin de garantizar que sus derechos humanos y laborales serán protegidos.

“El presidente debe modificar el discurso, rectificar el posicionamiento, invitar al diálogo y resolver -con pleno derecho a sus garantías humanas laborales- los compromisos que la Policía Federal tiene con el país; buscar la manera de resolverlos dándoles certeza y atendiendo a lo que tienen derecho, no maltratándolos ni discriminándolos”, indicó en un comunicado.

Ortega Martínez refirió que en la conferencia matutina del pasado miércoles, el presidente calificó a los miembros de la PF de “corruptos, policía descompuesta, que ya no sirve, en realidad lo que pretende es extinguir la materia de trabajo para ahorrarse las liquidaciones bajo el argumento jurídico de que la causa de la separación no es atribuible al patrón, es decir, al gobierno”.

“Entonces, la materia de trabajo desaparece y, por lo tanto, las liquidaciones y compensaciones por la separación se reducen al mínimo”, añadió.

“Por ahorrar los gastos de liquidación para más de 37 mil miembros, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador lanza irresponsablemente al desempleo o a los brazos de la delincuencia a ese personal y echar a la basura el trabajo, experiencia y recursos públicos destinados en los últimos 20 años para la formación de una fuerza cardinal para la seguridad nacional”, apuntó.

Consideró que la que parecía ser una buena oportunidad para aclarar y construir puentes de solución al conflicto con policías federales, “con el discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador determinó firmeza, mano dura y, prácticamente, declaró la conveniencia de separar a la Policía Federal y todos sus miembros, de la Guardia Nacional”.

El diputado perredista expresó que “no deberíamos dar una patada” a estos cuerpos especializados que han costado al Estado tiempo, recursos y sacrificios.

Aseguró que hay por parte del Ejecutivo un trato discriminatorio que viola la Constitución hacia la PF, pues sus integrantes demandan respeto a sus derechos, salario establecido en el contrato, bonos, compensaciones, seguros de vida y de riesgo, gastos médicos, vivienda, becas para sus hijos.

“Estamos hablando de ventajas laborales, de condiciones de trabajo para una actividad que no cualquiera puede desarrollar, sencillamente porque ponen en juego su integridad, su seguridad, y su vida”, enfatizó.

Ortega Martínez comentó que quienes provienen del Ejército y la Marina tienen mayor certidumbre, ya que “solo cambiaron de uniformes; pero conservan a sus mismos mandos, instalaciones, garantías. Ellos y sus familias pueden recibir atención en los hospitales militares; mantienen bonos, compensaciones y antigüedad”.

Refirió que el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, anunció que el contrato para quienes proceden de la Policía Federal es de dos años, a reserva de las evaluaciones y condiciones en las que desarrollen su actividad.

“Por lo tanto, se ponen en riesgo absoluto derechos laborales, antigüedad y condiciones que fueron acumulándose durante años para ellos y sus familias. El problema, entonces es ése: la incertidumbre, la duda, y el desasosiego”, precisó.

Mencionó que hasta el momento se ha visto la inconformidad en la división más grande (fuerzas federales), “falta ver el destino de la fuerza de mayor formación profesional, integrada por Inteligencia, Investigación; Seguridad Regional; Científica; Antidrogas, y la Unidad de Asuntos Internos”.

“Es de altísimo riesgo, de una irresponsabilidad meridiana, no solo del secretario de seguridad, Alfonso Durazo, sino del presidente de la República, echar a los tianguis, al desempleo o a los brazos de la delincuencia a esta fuerza”, concluyó.

Compartir