La violencia y la inseguridad que asolan a Ecuador tienen una de sus raíces más profundas en la pobreza: Olivier De Schutter

La falta de oportunidades laborales y la educación de baja calidad conducen al crimen y la desesperación, que provocan que muchos ecuatorianos abandonen su país generando así más pobreza en un círculo vicioso que sólo se romperá si el Estado invierte más en educación, atención médica y protección social, sostiene un experto de la ONU.

“La alarma por el reciente aumento del crimen y la violencia en Ecuador, incluido el atroz asesinato del candidato a la presidencia Fernando Villavicencio, no debería distraernos de las causas profundas de esta inseguridad”, dijo el relator de la ONU sobre pobreza extrema y derechos humanos, Olivier De Schutter.

Al terminar una visita de dos semanas al país andino, Olivier De Schutter sostuvo que la violencia y la inseguridad que asolan a Ecuador tienen una de sus raíces más profundas en la pobreza.

De acuerdo con De Schutter, la falta de oportunidades laborales y la pobreza en la educación han hecho que los jóvenes sean fácilmente reclutados por las bandas criminales, y esas pandillas, a su vez, alimentan la pobreza al extorsionar a las pequeñas empresas, apoderarse de las escuelas e interrumpir la educación de los niños, y generar tal miedo y desesperación que cada vez más ecuatorianos abandonan el país.

“Este círculo vicioso sólo podrá romperse si el país invierte más en su gente”, declaró, especificando que las inversiones deben hacerse en educación, atención médica y protección social.

El experto dijo que las escuelas del país son inseguras y que la calidad de la educación es tan baja que no compensa las desventajas que tienen los niños de entornos desfavorecidos.

Añadió que aunque se destine más dinero, un registro social actualizado de manera inadecuada no permitirá que los funcionarios puedan garantizar que los beneficios de protección social lleguen a quienes más los necesitan.

Las comunidades indígenas son más pobres

De Schutter destacó la diferencia enorme entre las comunidades urbanas y las rurales. En las primeras la tasa de pobreza multidimensional es del 23%, en tanto que en las rurales alcanza al 70 por ciento. Precisó que la pobreza es mayor en las provincias con mayor población indígena.

En este sentido, recordó que las comunidades indígenas tienen derecho al consentimiento libre, previo e informado en cualquier decisión que afecte sus tierras y territorios, al igual que tienen derecho a servicios básicos como la atención sanitaria, el agua y saneamiento, y la educación.

El relator especial aludió a los comicios generales de octubre próximo, e instó al próximo gobierno a seguir mejorando el sistema tributario y a reasignar los presupuestos dedicados a subsidiar combustibles a satisfacer las necesidades de las comunidades rurales, en especial las indígenas y afrodescendientes. 

Reconoció que los subsidios al combustible son una línea de vida para muchas comunidades pobres, en particular las que viven en zonas remotas, pero agregó que los 4 mil 500 millones de dólares destinados a esas subvenciones en 2022 podrían haberse usado para financiar escuelas, proveer atención médica a las comunidades más pobres e incrementar la protección social para todos.

De Schutter señaló que si el cambio de presupuestos es gradual y bien gestionado, la transición será justa.

La riqueza no está en el subsuelo sino en la gente

Con respecto a la consulta popular reciente que pidió poner un alto a la explotación petrolera en una parte del Parque Nacional Yasuní -un área protegida del Amazonas-, y a la minería en la biosfera del Chocó Andino, cerca de la capital Quito, urgió al país a alejarse de su modelo actual de extractivismo.

El experto aseveró que la riqueza del país no es su subsuelo, sino su gente y el bienestar que se obtiene del medio ambiente.

“Lo que se necesita ahora no es perforar más, sino aumentar la inversión social. Este es el desafío que le planteo a la próxima administración de Ecuador”, puntualizó.

País generoso con los refugiados

Por otra parte, De Schutter encomió la generosidad de Ecuador con los refugiados, particularmente con el medio millón de venezolanos que han llegado y reconoció una serie de logros recientes como la reducción significativa de la desnutrición infantil, el aumento del salario mínimo y la ampliación del presupuesto de protección social de 500 millones de dólares en 2020 a 1200 millones de dólares en 2023.

En su visita al país sudamericano, el relator especial viajó por distintas zonas y se reunió con grupos que viven en la pobreza, incluidos representantes indígenas y afrodescendientes, así como con integrantes de la sociedad civil y funcionarios públicos. También sostuvo un encuentro con el presidente saliente Guillermo Lasso.

Olivier De Schutter presentará en junio de 2024 al Consejo de Derechos Humanos el informe completo de su visita a Ecuador.

Compartir