La jueza británica Vanessa Baraitser rechazó solicitud de extradición de Julian Assange a Estados Unidos, al considerar que existe riesgo real de suicidio

Tras advertir que existe un “riesgo real” de suicidio en caso de que el juzgador Julian Assange sea llevado a la justicia estadounidense que busca sentenciarlo a 175 años de cárcel por conspiración y espionaje, por tanto, la jueza británica Vanessa Barairser negó la solicitud de extradición del fundador de WikiLeaks.

En una resolución histórica celebrada en los juzgados de Old Bailey en Londres, la jueza Vanessa Baraitser rechazó la solicitud de extradición de Julian Assange a Estados Unidos para ser juzgado por violación a la ley de espionaje y de conspiración para obtener documentos secretos y con ello jaqueando las computadoras del gobierno.  

La jueza justificó su decisión tras advertir que existe un “riesgo real” de suicidio del fundador de WikiLeaks sabedor que será sentenciado a 175 años de cárcel y por la posibles presiones a las que será sometido para que confiese los supuestos delitos.

“Enfrentado a condiciones de aislamiento casi total (…) estoy convencida de que los procedimientos (aportados por las autoridades estadounidenses) no evitarán que Assange encuentre una manera de suicidarse“, señaló la juzgadora.

Tras la sentencia, ahora las autoridades de Estados Unidos tienen 14 días para apelar el fallo, en tanto los abogados de Assange solicitaron su libertad bajo fianza, pero la magistrada ordenó que siga de momento bajo custodia.

Como es sabido, Estados Unidos acusan al periodista de 18 cargos relacionados con la difusión de cables por medio de WikiLeaks, en la que se difundieron documentos confidenciales y cables diplomáticos de Estados Unidos que cimbraron al mundo.

Las autoridades estadounidenses alegan que esta acción puso vidas en peligro.

Pero los defensores de Julian replicaron que la acusación estaba motivada políticamente e impulsada por el presidente Donald Trump.

Además, advierten que su extradición pone en grave amenaza el trabajo de la prensa.

Compartir