El consejero electoral Lorenzo Córdova señaló que el INE requiere de 12 mil 433 millones de pesos para el 2020 y advirtió que recortes en 2019 no pueden extenderse

El Instituto Nacional Electoral (INE) requiere un presupuesto de 12 mil 493.3 millones de pesos para el 2020, ya que, entre otros asuntos, deberá iniciar formalmente el proceso electoral de 2021, señaló su consejero presidente, Lorenzo Córdova Vianello.

Durante su participación en una reunión con la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, efectuada en el Palacio legislativo de San Lázaro, recordó que en el 2019 el INE tuvo un recorte presupuestal, por lo que planteó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público una ampliación, la cual “no ocurrió, por lo que tuvimos que tomar medidas drásticas”, para no alterar su funcionamiento.

Puntualizó que estos ajustes “no pueden extenderse”, al menos no todos, debido a que en el 2020 dará inicio “el proceso electoral más grande de nuestra historia, aunque no se elige la Presidencia”.

“Es la primera vez que va a haber concurrencia de 32 elecciones locales, todos los estados van a elecciones en 2021 junto con las de diputados, con lo cual el número de cargos en disputa que se van a renovar es todavía mayor que el de 2018”, cuando hubo 3 mil 222 cargos en disputa y en el 2021 serán 3 mil 495, subrayó.

Lo anterior implica, dijo, que “la tercera parte de 2020 ya es año electoral en plena forma. En septiembre comenzará la organización de la elección más grande de nuestra historia”.

Además, aseveró, el padrón electoral, se estima, llegará a 96 millones de ciudadanas y ciudadanos, en contraste con los casi 90 millones que pudieron ejercer el derecho al voto en 2018.

Córdova Vianello reiteró que no sería posible volver a cancelar proyectos, posponer el mantenimiento de sistemas o mantener plazas congeladas, porque son indispensables para desplegar adecuadamente la organización de las elecciones.

El INE requiere 12 mil 493 millones de pesos, y en este presupuesto “recoge las buenas prácticas que, en los meses y años recientes, hemos instrumentado para generan ahorros y que nos permitan mantener las funciones esenciales del Instituto sin descuidar los procedimientos que dan certeza a las elecciones y sin sacrificar derechos y conquistas laborales de nuestro personal”, comentó.

En posteriores declaraciones a la prensa, el funcionario manifestó que, si hubiera una reducción de presupuesto, éste sea construido y consensuado con el propio INE, “para que tengamos claridad de qué se tiene que dejar de hacer”.

Indicó que se atendrán a lo que la Cámara de Diputados designe; sin embargo, es importante el diálogo, para que se tenga mucha claridad de qué consecuencias tendría una reducción.

Compartir