Incluir cárteles en lista de grupos terroristas, es un arrebato de Trump y no debe alarmar: Dolores Padierna

La diputada Dolores Padierna Luna (Morena) afirmó que las amenazas del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de incluir a los cárteles en la lista de “grupos terrorista”, es un “arrebato” y no debe generar alarmar.

A través de un comunicado, la también vicepresidenta de la Mesa Directiva señaló que los cárteles de la droga son organizaciones criminales internacionales, no terroristas.

Lo anterior, y cualquier otra clasificación o etiqueta que le quiera imponer el mandatario estadounidense, sólo es parte “de su verborrea mediática a la cual ya deberíamos de estar acostumbrados”, aseveró.

“Los cárteles de la droga mexicanos, explicó, operan como verdaderas instituciones criminales de carácter internacional, pero no tienen una motivación política, religiosa, fundamentalista, social o ideológica para realizar sus acciones, por ello, no pueden clasificarse como grupos terroristas, sino únicamente como criminales de alcance internacional”.

Aseguró que los alcances de la eventual declaratoria unilateral no alterarían en nada la relación de colaboración y cooperación para combatir la delincuencia internacional.

Sostuvo que, en ningún escenario, al Presidente de EU le interesaría iniciar una “guerra” a unos kilómetros de su frontera, así como tampoco abrir un nuevo frente de seguridad internacional a un año de que buscará la reelección.

“Tampoco tiene ganas de invertir los recursos de infraestructura e inteligencia en combatir a los grupos criminales que se fortalecen con miles de armas que les envían desde aquel país, ni busca desarrollar una guerra preventiva como las desplegadas en Irak, Afganistán o Siria, la declaración sin sentido de Trump tiene que ser tomada sólo como eso, y nada más”.

Indicó que, aun suponiendo que se concretara dicha declaración, los únicos efectos derivados de la “Ley Patriota” aprobada después de los atentados del 11 septiembre y que podrían repercutir en nuestro país los veríamos reflejados en estrictos controles del sistema financiero y, eventualmente, en un conjunto de restricciones de viajes internacionales de personas presuntamente ligadas a los grupos delictivos.

También, agregó, habría “restricciones a los intercambios comerciales con las empresas que se encuentren ligadas a negocios ilícitos, es decir, acciones sobre todo de carácter financiero que al día de hoy ya se desarrollan sin la necesidad de etiquetar a los grupos de narcotraficantes como grupos terroristas y que se desarrollan con pleno respeto a nuestra soberanía”.

Compartir