El Secretario General, António Guterres, expresó estar alarmado por la entrada por la fuerza de los cuerpos de seguridad ecuatorianos en la Embajada de México

El Secretario General, António Guterres, expresó estar alarmado por la entrada por la fuerza de los cuerpos de seguridad ecuatorianos en la Embajada de México en Quito. Hizo un llamamiento a la moderación y exhortó a ambos Gobiernos a resolver sus diferencias por medios pacíficos.

El titular de la ONU hace un llamamiento a la moderación y exhorta a ambos Gobiernos a resolver sus diferencias por medios pacíficos. Subraya que el principio de la inviolabilidad de las instalaciones y del personal diplomático y consular debe ser respetado en todos los casos, de conformidad con el derecho internacional.

A través de un comunicado de su portavoz, António Guterres reafirmó “el principio cardinal de la inviolabilidad de los locales y del personal diplomático y consular”, y subrayó que ese principio debe ser respetado en todos los casos, de conformidad con el derecho internacional. 

Además, Guterres señaló que las violaciones de este principio “ponen en peligro la prosecución de unas relaciones internacionales normales, que son fundamentales para el avance de la cooperación entre los Estados”.

Relaciones diplomáticas, suspendidas

Horas antes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, decidió suspender las relaciones diplomáticas con Ecuador después de que la policía local entrara por la fuerza a la Embajada de México en Quito el viernes por la noche y se llevara detenido al exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, quien se encontraba refugiado en sus instalaciones y tramitando asilo político. 

“Se trata de una violación flagrante al derecho internacional y a la soberanía de México”, señaló López Obrador en un tuit, en referencia a la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, vigente desde 1963, que indica que las embajadas son territorios de soberanía nacional e inviolables.

Gobiernos de toda la región y de todo el espectro político también criticaron la incursión en la embajada, entre ellos Brasil, Colombia, Argentina y Uruguay.

A última hora del sábado, la Organización de Estados Americanos hizo un llamamiento al diálogo entre Ecuador y Quito para resolver la ruptura diplomática, y añadió que su consejo permanente se reuniría para discutir la necesidad de un estricto cumplimiento de las leyes internacionales, incluida la garantía del derecho de asilo.

La secretaria de Relaciones Exteriores de México señaló que, por instrucciones del presidente, estaba coordinando el retorno del personal diplomático acreditado en Ecuador, quienes tienen previsto viajar el domingo 7 de abril de regreso a la capital mexicana.

Alicia Bárcena Ibarra añadió que la Embajada de México en Quito permanecerá cerrada indefinidamente.

Derecho al asilo

México había concedido asilo al exvicepresidente ecuatoriano, que se refugiaba en la embajada desde diciembre, el pasado viernes. Sin embargo, el Gobierno de Daniel Noboa argumentó que las normas diplomáticas normales no eran válidas debido a los cargos de corrupción a los que se enfrenta.

Jorge Glas se enfrenta a nuevos cargos de corrupción tras haber sido condenado en 2017 por aceptar sobornos de una empresa constructora brasileña, a cambio de la adjudicación de contratos del Gobierno. Según los informes, el ex vicepresidente argumenta que las nuevas acusaciones tienen motivaciones políticas.

Compartir