Guardia Nacional tendrá estrecha coordinación con policías estatales y municipales; no ejercerá su mando sobre ellas: Mario Delgado Carrillo

El coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado Carrillo, afirmó que la Guardia Nacional tendrá estrecha coordinación con las policías estatales y municipales, y no ejercerá su mando sobre ellas.

“La Guardia Nacional debe de tener una estrecha coordinación con policías estatales y municipales, de ninguna manera ejercer el mando sobre ellas. Lo que necesitamos en materia de seguridad es coordinación”, enfatizó en conferencia de prensa, en el marco de la Comisión Permanente.

El diputado indicó que en el primer día de trabajo de las Audiencias Públicas sobre la Guardia Nacional, que se llevan a cabo del 08 al 12 de enero, hubo muchas coincidencias en los planteamientos que expusieron los gobernadores estatales.

En general, los mandatarios locales están a favor de crear este nuevo cuerpo de seguridad federal; manifestaron su preocupación de que la Guardia Nacional se convierta en una estrategia para desplazar a las policías estatales y municipales; pero se respetarán sus competencias, indicó.

“Vamos a ser muy cuidadosos de que en el dictamen no se afecten las competencias de policías estatales y municipales. También buscaremos armar una estrategia paralela para el fortalecimiento de estas policías”.

Sostuvo que algunos gobernadores también externaron su preocupación por el planteamiento de un mando militar; no obstante, aclaró, “si revisamos el dictamen, la propuesta es que el mando esté en la Secretaria de Seguridad y haya un régimen transitorio en donde esté en la Secretaría de la Defensa, entonces hacia allá vamos”.

“La Guardia Nacional va ser una institución civil y policial, así va quedar, una institución civil con preparación policial. Existen condiciones para que esta reforma constitucional siga avanzando”.

El reto “es crear una institución desde la Carta Margan para poder enfrentar el fenómeno delictivo que vive el país, la crisis de seguridad”.

Delgado Carrillo subrayó que el objetivo de las audiencias “es escuchar a más voces”, para que sus experiencias sean utilizadas como insumos en la elaboración del dictamen final que se votará el próximo 16 de enero”.

Sobre la legislación segundaria en torno a la Guardia Nacional, se está respetando “el proceso legislativo, porque se tiene que hacer primero la reforma constitucional, que es habilitadora de la Guardia, es donde vienen las grandes definiciones”.

“No podríamos tener ahora la ley orgánica porque no sabemos cómo va quedar en la Constitución el diseño de la Guardia Nacional”, comentó.

“Lo importante es que se está asumiendo, por parte del legislativo, la restricción de que la Guardia Nacional no puede entrar en funciones hasta que no esté aprobada la ley orgánica donde vendrá toda la estructura y organización”.

Por último, informó que en el proyecto de dictamen, en un transitorio, se establece que a partir de la evaluación de la reforma constitucional, “se tienen 60 días, posteriores, para aprobar la ley de la Guardia Nacional, regular el uso de la fuerza y el registro de detenidos”.

Compartir