La ejecución extrajudicial de Giovanni López lanzó a los jóvenes a las calles para exigir al gobierno de Alfaro justicia. Protesta que culminó en el destrozo del Palacio de Gobierno  

La ejecución extrajudicial de Giovanni López por parte de policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, ha provocado la indignación ciudadana, lo que llevó a jóvenes a las calles para exigir al gobierno de Enrique Alfaro Ramírez justicia. Lamentablemente la protesta ciudadana culminó con el destrozo del Palacio de Gobierno.

Con consignas como “Giovanni no murió, el Estado lo mató”, arrancó la marcha del Parque dela Revolución, mejor conocido como Parque Rojo, al Palacio de Gobierno.

Cientos de jóvenes que se dieron cita en el Parque Rojo, marcharon por la Avenida Juárez y destacó que ni siquiera fueron auxiliados por la Policía de Tránsito, por lo que tuvieron que caminar entre los carros.

Con tono de rabia, los manifestantes culpan a Alfaro del asesinato de Giovanni, esto por las medidas sanitarias que impuso por medio de un decreto que permitía a los policías detener a los ciudadanos por no cumplir con éstas.

La ejecución extrajudicial sale a la luz pública un mes después, dado que Giovanni fue detenido por policías de Ixtlahuacán el pasado 4 de mayo, se lo llevaron y lo entregaron muerto a sus familiares.

El enojo de los jaliscienses es que el Caso de Giovanni se ocultó durante un mes en la Fiscalía de Justicia de Jalisco y a pesar de que es una clara ejecución extrajudicial, los policías siguen en sus puestos sin que nadie los moleste.

Estos hechos han indignado a la sociedad, indignación que ha pasado a la violencia contra la autoridad, tal y como ha sucedido en Estados Unidos con el caso de George Floyd.

Al llegar a la calle Corona y estar frente a Palacio de Gobierno la situación se tornó más allá de la indignación sino en coraje por la falta de respuesta de la autoridad. Fue entonces que los jóvenes empezaron el caos, a grafitear la cantera del Palacio de Gobierno.

En los muros de cantera dejaron mensajes como “Alfaro asesino”, junto a las consignas pegaron carteles alusivos a Giovanni López y la palabra justicia.

Luego de pintar la fachada de Palacio de Gobierno los manifestantes entraron a las oficinas de Atención Ciudadano, que quedó completamente destrozada.

La situación se salió de control al dirigirse a la parte lateral del Palacio de Gobierno que está a lado de la Plaza de la Liberación. Allí destrozaron las patrullas de la policía estatal. Las cuales acabaron incendiadas. Afortunadamente los elementos alcanzaron a sacar sus armas de cargo.

El caos ya era evidente y no había policía que hiciera frente a los jóvenes que entre sus protestas quebraron los vitrales y hasta se atrevieron a quemar la Bandera de México.

Tras casi dos horas en que los jóvenes enardecidos continuaron destruyendo el Palacio de Gobierno, empezaron a retirarse de poco a poco. Allí es el momento en que lanza la artillería policiaca a las calles para cazar a los manifestantes.

Llegaron policías Antimotines y de la Policía Estatal que enfrentaron a los jóvenes con gases lacrimógenos y con toletes. Al final detuvieron a más de 20 manifestantes.

Luego de dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos y por medio de la represión, la fuerza policía sitio prácticamente el centro de la capital jalisciense.

Compartir