Tras criticar la consulta popular para enjuiciar a los ex presidentes del periodo neoliberal, Felipe Calderón amaga a AMLO: “Debe dejar de hostigarme”

El ex presidente Felipe Calderón Hinojosa amagó al jefe de Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, con un “debe dejar de hostigarme” y lo emplazó: “Si tiene pruebas fundadas contra mí, que vaya hoy y las presenta ante el fiscal”, esto luego que el Presidente presentara el documento que envió al Senado para la consulta popular para enjuiciar a los ex presidentes del periodo neoliberal.

El ex presidente criticó e manera enérgica la consulta popular para enjuiciar a ex presidentes y alertó que “es violatoria de las garantías elementales”.

El ex panista respondió al Mandatario federal por medio de sus redes sociales de Twitter de esta manera:

“Si tiene pruebas fundadas contra mí, que vaya hoy y las presente ante el Fiscal, sin necesidad de consulta. Pero si no tiene pruebas y ni acusaciones específicas, no hay consulta ni votación que valga, debe dejar de hostigarme y respetar mis derechos como cualquier ciudadano”.

Andrés Manuel López Obrador mandó al Senado de la República la solicitud de consulta popular para enjuiciar a los ex mandatarios desde Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto para rindan cuentas ante la justicia sobre el periodo neoliberal.

Esto dijo de Felipe Calderón: “Desde el inicio de su sexenio, Felipe Calderón Hinojosa embarcó al país en una estrategia militar supuestamente orientada a combatir el narcotráfico, que exacerbó la violencia y multiplicó las zonas del territorio nacional bajo control de las bandas delictivas pese a las innumerables y conocidas advertencias de que tal política habría de resultar contraproducente y terriblemente costosa para México.

Lo más grave´: colaboradores suyos y periodistas independientes le señalaron los indicios de que su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, era cómplice de una de las facciones del narcotráfico, pero el gobernante no hizo absolutamente nada. A la luz de la detección y el enjuiciamiento de García Luna en Estados Unidos, la actitud de Calderón sólo puede explicarse como fruto de una extremada irresponsabilidad o de complicidad activa o pasiva con la delincuencia organizada.

Compartir