Vecinos denuncian que más de 60 familias son las afectadas por la inacción de la autoridad municipal para clausurar el criadero de perros en la colonia La Perla

Regidoras de Morena en el Ayuntamiento de Guadalajara exigieron a la autoridad municipal clausurar de manera definitiva un criadero de perros asentado en un inmueble de la colonia La Perla.

Este tema ya lo había abordado con antelación la regidora Mariana Fernández Ramírez, quien había recabado el malestar de las y los vecinos, por lo que se gestionó una reunión con el alcalde interino, Juan Francisco Ramírez.

A la fecha, dijo, el municipio sólo ha aplicado clausuras temporales por encontrarse animales al interior, aunque se ha detectado que se construye un piso más al inmueble para instalar jaulas para más perros.

“Definitivamente no hay licencias para criaderos en esas zonas (…) no puede operar una finca con este tipo de rubro o con ese tipo de giro, si no se permite en esa zona”, señaló Mariana Fernández.

Lamentó que el gobierno de Guadalajara no se ha animado a poner orden, sacar a los perros y otorgarles un trato digno, entonces debe cuestionarse qué hay de trasfondo en esto y por qué tanto miedo para clausurar en definitiva el inmueble que permita regrese la tranquilidad de los vecinos.

A su vez, la regidora Candelaria Ochoa Ávalos señaló que este inmueble no cuenta con permisos municipales para que sea utilizado con ese fin, por lo que no entiende el por qué no se ha clausurado.

Agregó que las y los vecinos de la colonia La Perla ya han entregado solicitudes a las dependencias involucradas en el tema, como Inspección y Vigilancia, Protección Animal y Obras Públicas, pero no se les ha dado respuesta.

Ante esta falta de autoridad, la edil de Morena anunció que en la próxima sesión de Ayuntamiento presentará un acuerdo para que la autoridad dé una respuesta a la brevedad y se solucione en definitiva este asunto. 

En la rueda de prensa semanal asistieron vecinos de esa colonia, quienes expusieron la inacción de la autoridad municipal para solucionar este problema, ya que el uso de suelo no permite este giro y no existe una licencia municipal que avale la presencia de un criadero de perros. Según señalaron los quejosos, más de 60 familias son afectadas, ya que habitan en las inmediaciones del inmueble en donde se encuentran estos animales.

Compartir