Estado de indefensión femenina. Según refiere el INEGI, 44 por ciento de las mexicanas han padecido violencia de pareja

Por Alfonso García Sevilla

Nuevamente tenemos que lamentar los resultados de la marcha llevada a cabo en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contras las Mujeres. Vandalizar espacio público y agredir a la autoridad no resolverá el grave problema estructural que padecen la mayoría de las féminas en este país. A pesar de la deuda histórica que México tiene con sus mujeres, las protestas no deben ser con esa misma intensidad. Violencia genera violencia y no se soluciona el fondo del asunto.

La realidad es contundente, en el país el 30 por ciento de los hogares son encabezados por una mujer, según refiere el INEGI, 44 por ciento de las mexicanas han padecido violencia de pareja, 10 por ciento de las que tienen 15 años o más han sido víctimas de algún acto de violencia por parte de un integrante de su familia, el nivel de violencia doméstica es del 66 por ciento y los feminicidios rondan nueve diarios.

Cabe señalar que en todos estos casos la impunidad ronda el 96 por ciento al no castigarse la gran mayoría de los casos, mismos que no se denuncian por temor a la doble victimización, que es la que hacen las autoridades en  el proceso mediante el cual se produce un sufrimiento añadido por parte de instituciones y profesionales encargados de prestar atención a la víctima (ya sea de malos tratos o violencia de género, secuestros, abusos sexuales, etcétera) a la hora de investigar el delito o instruir las diligencias oportunas en el esclarecimiento de lo ocurrido: jueces, policías o abogados entre muchos otros.

Datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) 2018 reflejan que las mujeres se sienten más inseguras que los hombres tanto en lugares públicos como en privados: cajero automático en vía pública (87.4 por ciento), transporte público (74.2 por ciento), calle (72.9 por ciento), carretera (69.5 por ciento), mercado (65.5 por ciento), parques (62.1 por ciento), automóvil (48.9 por ciento), escuela (39.2 por ciento), trabajo (36.2 por ciento) y casa (26.7 por ciento).

Asimismo, la violencia que ejercen parejas, esposos, ex novios o ex esposos contra las mujeres en México es «severa y muy severa» en 64.0 por ciento de los casos.

No han sido suficientes las acciones positivas ni las alertas de género emitidas en ¡18 estados del país! Lo que nos demuestra la poca importancia que los gobiernos toman a este lacerante mal que impacta a toda la sociedad. A nuestros políticos hay que exigirles que se pongan a trabajar para revertir esta penosa realidad que viven y encausar esos esfuerzos en reeducar a la sociedad, tarea difícil pero impostergable.

Esperemos que la cancelación en Zapopan del concierto del cantante Gerardo Ortiz, cuyas letras incitan a la violencia de género, sea parte de acciones integrales y transversales y no solo una decisión para salir en la foto. 

Politólogo, profesor universitario y miembro del Claustro académico del ITEI

Compartir