En medio de crisis de seguridad, sanitaria y de desabasto de agua, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, decidió tomar de vacaciones para “recargar pilas”

En medio del desabasto de agua, de la crisis de seguridad y de la crisis sanitaria por COVID-19, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez decidió tomar vacaciones porque como cualquier persona necesita “recargar pilas” porque hace más de un año que no toma días de asueto.

“Al igual que cualquier persona, también necesito tiempo para descansar, recargar pilas y atender a mi familia. Después de un año y tres meses sin hacerlo, estaré cuatro días de vacaciones a partir del miércoles. Seguiré a la distancia al pendiente de los temas del estado”.

Así fue como Enrique Alfaro anunció que se separaría de las labores del Gobierno del Estado por cuatro días, no obstante, ha sido criticado porque lo hace en medio de tres crisis: de seguridad, sanitaria y de abasto de agua.

El político del Partido Movimiento Ciudadano (MC) anunció que se va de vacaciones porque como cualquier ciudadano necesita estar con su familia y recargar pilas.

A través de un mensaje compartido en sus redes sociales, el gobernador Alfaro indicó que continuará desde la distancia atendiendo su agenda.

La decisión de Alfaro de tomar sus vacaciones se da en medio de la falta de agua en el Área Metropolitana de Guadalajara. Además, de que la pandemia continua en diferentes zonas de la región y que podría darse un repunte en los casos.

Asimismo, toma vacaciones en medio de la crisis sanitaria por COVID-19 y en el entorno a la vacunación, en el cual se han reportado diferentes casos de desorden en la entidad.

Compartir