Tras la balacera entre grupos del crimen organizado en Mazamitla, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, aseguró que “las cosas están bajo control, todo en normalidad”

Luego de la balacera que se suscitó en el turístico Mazamitla, Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco, ha afirmado que están “las cosas bajo control, todo en normalidad”, aunque anunció que las autoridades de los tres órdenes de gobierno ya reforzaron la seguridad de la región que colinda con estado de Michoacán.

El domingo primero de mayo a las 13:50 horas se produjo un balacera entre dos grupos de la delincuencia organizada en un bar ubicado en Carretera Quitupan la Cofradía kilómetro 24+200, en la localidad La Estacada, en Mazamitla.

Ante los hecho, el Jefe del Ejecutivo estatal manifestó que “fue un asunto de un enfrentamiento entre dos grupos de delincuentes”, al tiempo lamentó que “desafortunadamente hubo mucho ruido de este suceso, el estruendo se escuchó en el pueblo, (pero)] no hubo nadie lesionado pero no deja de ser situaciones difíciles que provocan miedo”.

Consideró que hubo una reacción extraordinaria de la Policía Comunitaria, de Ejército, de la Guardia Nacional y de la Policía Estatal.

Alfaro Ramírez desmintió el nivel de peligrosidad del enfrentamiento: “Como hubo información que se difundió en las redes de que el tema era mayor, el problema hacia el municipio de Valle de Juárez, no sucedió nada de esto afortunadamente fue un choque entre estos dos grupos rivales en una cantina”.

Y aseguró que “las cosas bajo control, todo en normalidad, no se suspende ningún tipo de actividad”.

Por último, destacó que las autoridades de los tres niveles de gobierno reforzaron la seguro por lo que espera que este hecho violento “no tenga un efecto negativo para el destino turístico”.

Compartir