Siente, mira, escucha, corre… La ONU ayuda a prevenir los riesgos en caso de tsunami. En 100 años, 58 maremotos han cobrado más de 260 mil vidas

Los tsunamis son un fenómeno aterrador. Han cobrado numerosas vidas, demolido viviendas y destruido comunidades en todo el mundo. En los últimos 100 años, 58 maremotos han cobrado más de 260 mil vidas, una cantidad que supera la de cualquier otro peligro natural. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo trabaja con los Gobiernos de Asia para reducir los daños que causan.

Los tsunamis son una serie de olas enormes que suelen iniciarse a partir de terremotos en el fondo del océano o cerca de este. También pueden ser causados por erupciones volcánicas, deslizamientos submarinos, desprendimientos de rocas costeras o incluso el impacto de un meteorito. No pueden predecirse, y a menudo llegan con muy poco aviso.

Más del 70 por ciento de los tsunamis registrados se han localizado en el Océano Pacífico, en torno a una zona proclive a los terremotos conocida como el «Anillo de Fuego del Pacífico».

En 2017 y en alianza con el Gobierno del Japón, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo empezó a trabajar con distintas escuelas para evaluar los riesgos de tsunami, diseñar procedimientos de emergencia y planes de evacuación, además de llevar a cabo ejercicios de sensibilización y seguridad para casos de tsunami en 18 países de Asia y el Pacífico. Más de 100 escuelas y 60 mil personas participaron en los ejercicios y evaluaciones.

Este proyecto regional es parte de los esfuerzos de este Programa para implementar el Marco de Sendái para la Reducción del Riesgo de Desastres (en inglés), una iniciativa mundial para colaborar con los gobiernos locales con miras a la reducción del número de muertes, lesiones y daños económicos causados por los peligros naturales o creados por el hombre, y evitar que se conviertan en desastres.

Compartir