Afirma Jorge Carlos Ramírez Marín que Ley de Seguridad Interior evita la violación de derechos humanos; pide a políticos opositores dejar atrás intereses electorales en este tema

El presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, aseguró que la Ley de Seguridad Interior evita la violación de los derechos humanos por parte de las Fuerzas Armadas y llamó a que los opositores a esta legislación dejen atrás sus intereses y posturas electorales en este tema.

“Tenemos la convicción de que la ley que hicimos pone los límites que necesitamos, evita la comisión de infracciones en materia de derechos humanos, le impone normas al Ejército que hoy no tienen y, sobre todo, evita situaciones que hoy se podrían presentar, entre ellas, violaciones a los derechos humanos”, dijo.

“Eso es de lo que estamos convencidos ¿Podría ser mejor la ley? Pues lo vamos a ver en cuanto se empiece a ejecutar”, abundó en declaraciones a la prensa.

La Cámara de Diputados aprobó el pasado jueves el dictamen de Ley de Seguridad Interior, que regulará las acciones de las Fuerzas Armadas para la defensa y preservación de la seguridad dentro del territorio nacional, entre ellas, las de combate al crimen organizado, y lo turnó al Senado de la República.

Cuestionado sobre la postura contraria que tienen organizaciones defensoras de derechos humanos nacionales e internacionales respecto a la Ley de Seguridad Interior y su petición al Senado para no avalarla, el diputado presidente respondió que se respetan y valoran sus opiniones.

“Hubo espacios donde las expresaron durante más de año y medio que se tuvo a disposición esta ley y, sin lugar a dudas, muchas de sus recomendaciones estarán tomadas en cuenta. Nosotros apreciamos la intención y la opinión de la Organización de Naciones Unidas, sobre todo, en materia derechos humanos”, apuntó.

Ramírez Marín dijo que si las organizaciones de derechos humanos quisieran interponer algún recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “están en su derecho, nosotros esperaremos y acataremos las disposiciones de la Corte. Ésta es una ley que tuvo más de año y medio de estudio, y creemos que es una ley que sirve”.

El líder parlamentario también llamó a los políticos opositores a la Ley de Seguridad Interior a dejar atrás sus intereses y posturas electorales en este tema, ya que plantean escenarios irreales sobre su eventual ejecución.

“La población se pone nerviosa con los escenarios irreales que plantea esta oposición irresponsable que solamente está prefigurando cosas que no se pueden dar”, subrayó.

“¿Si se toma Avenida Reforma (en la Ciudad de México), puede el Ejército intervenir y sacar los manifestantes? Falso, no lo puede hacer, esta ley lo tiene estrictamente prohibido ¿Puede el Ejército intervenir cuando se trate de protestas electorales? Falso, en esta ley se establece claramente que no lo puede hacer”, aseveró.

Ramírez Marín destacó que las Fuerzas Armadas hoy están realizando acciones de combate al crimen organizado sin regulación alguna y sin especificación de qué pueden hacer y qué no pueden hacer.

“Hoy un mando del Ejército puede pedirle a subordinados ejercer acciones contra la población civil, hoy un mando del Ejército no sabe cuáles órdenes puede cumplir y cuáles no. Hoy el Ejército está haciendo funciones de policía y no sabe hasta cuándo las va a dejar de hacer, y todo eso es exactamente lo que cambia la ley”, manifestó.

Apuntó que con la eventual ratificación de esta ley en el Senado, será hora de que estados y municipios empiecen a trabajar en tener policías profesionales y calificadas, que no estén al mando del crimen organizado ni en negociaciones con éste.

Asimismo, señaló que en el actual periodo ordinario de sesiones, que culmina el 15 de diciembre, es complicado que haya una definición sobre el modelo de mando único policial de los estados, aunque lo deseable es que la hubiera.

“(El modelo de mando policial) no es necesario, no indispensable para que la Ley de Seguridad Interior se pueda ejercer, ya que el objetivo de ésta es regular a las Fuerza Armadas”, concluyó.

Compartir