México vive una crisis humanitaria de enormes proporciones. La desaparición de personas es una realidad dolorosa y aterradora: Luis Arriaga Valenzuela

Ante la cruda realidad sobre las desapariciones en México que superan los 40 mil casos, el rector del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Luis Arriaga Valenzuela, advirtió que la desaparición de personas es “una realidad dolorosa y aterradora”, aunque reconoció como esperanzador que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha comenzada a dar pasos de manera correcta en su agenda de la verdad, la justicia y la reparación integral del daño.

Lo anterior fue expresado en el marco de la Estrategia Integral para la Atención de Víctimas de Desaparición, presentada por el gobernador Enrique Alfaro Ramírez.

Para el rector de la Universidad Jesuita de Guadalajara, es de destacar de manera drástica y dolorosa las desapariciones que según cifras oficiales el número de desaparecidos en México supera ya las 40 mil.

Posteriormente recordó las declaraciones que el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, reconociera ante la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH): “Nuestro país vive en este renglón una crisis humanitaria de enormes proporciones”.

Indicó que el reto que el fenómeno de las desapariciones plantea a las autoridades de todos los niveles, a la sociedad y a las universidades es monumental

“Las obligaciones del Estado en derechos humanos incluye no solamente la obligación de respetar, es decir el de no violentar sino también las de proteger, garantizar y prevenir.

“En ese sentido toda desaparición de personas aún cometidas por particulares sin autorización apoyo a asistencias de actores estatales incumben al Estado, todas las desapariciones son violaciones graves a los derechos humanos”, sentención Arriaga Valenzuela.

El rector del ITESO reconoció que el gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador “ha comenzado a dar algunos pasos en la dirección correcta, saludamos en este sentido los esfuerzos recientes para la búsqueda de la verdad en el caso de los estudiantes de Ayotzinapa, incluyendo la definición de un nuevo papel para los actores internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.

Asimismo, destacó el escuerzo del gobierno federal para echar andar el Sistema Nacional de Búsqueda y dotar de existencia real a la Comisión Nacional de Búsqueda.

“Observamos con esperanza finalmente el anuncio de que habrá una política integral para hacer frente a las desapariciones incluyendo un mecanismo extraordinario de identificación forense que permita revertir el rezago y la negligencia que impera en el manejo de los restos humanos en los servicios médicos forenses”, manifestó.

No obstante lo anterior, Luis Arriaga señaló uno de los principales pendientes del gobierno lopezobradorista es el reconocimiento de la competencia del Comité Contra las Desapariciones Forzadas de la ONU para recibir comunicaciones individuales que durante años se ha postergado.

Pese a ello, el rector afirmó: “Confiamos que el compromiso del gobierno federal en su agenda de la verdad, la justicia y la reparación integral del daño. Confiamos también en que el gobierno federal continuará acercando y valorando el acompañamiento, la asesoría técnica e incluso la crítica de los actores internacionales especializados en la materia, así también se transforma un régimen”.

En el caso de Jalisco dijo que hay que empezar por señalar “lo que ya todos sabemos. Desafortunadamente nuestro estado no ha sido inmune a la pandemia de las desapariciones a lo largo de la última década hemos visto un crecimiento constante y pronunciado en el número de las desapariciones registradas”.

De acuerdo con las cifras registradas en el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas y Desaparecidas hasta abril de 2018 se contabilizan prácticamente 3 mil 400 personas desaparecidas en Jalisco, estos número ubican a nuestra entidad en un penoso tercer lugar solamente detrás de Tamaulipas y el Estado de México.

“Hoy sabemos que la cifra de desparecidos se había quedado muy corta y a la fecha la cifra de desaparecidos probablemente rebasa los 7 mil. La cantidad es abrumadora”, se lamentó.

El rector del ITESO insistió que “la desaparición de personas es sin duda uno de los problemas principales de Jalisco, es una realidad dolorosa y aterradora que lastimas dolosamente a sus familiares que buscan y extrañan a sus seres queridos”.

Exigió a las autoridades una respuesta proporcional al tamaño de esa tragedia.

“Una respuesta decidida y audaz por parte de las autoridades de todos los niveles de gobierno”, dijo.

Pidió poner en marcha un sistema de búsqueda de personas desaparecidas.

“Establecer un contexto internacional que propicie la no repetición. Es decir deben reducirse de manera palpables los índices de desapariciones y en este contexto debe reducirse la impunidad”, indicó.

Para finalizar señaló que la reparación debe ser integral, debe ir más allá de la indemnización económica a las víctimas. El ITESO para mitigar el fenómeno de las desapariciones creará el Centro Francisco Suárez.

Compartir