El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) advierte que decisión de AMLO de cancelar el NAIM en Texcoco genera incertidumbre en los mercados internacionales

“La decisión del Presidente electo de cancelar la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco e iniciar los estudios para construir dos pistas en la actual Base Aérea de Santa Lucía envía un mensaje grave de incertidumbre a los mercados internacionales, a los inversionistas y a todos los ciudadanos, al incumplir compromisos del Estado mexicano y quebrar el marco jurídico vigente”, así lo advirtieron los agremiados del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

También señalaron que la Consulta Ciudadana del NAIM fue “organizada por fuera del marco legal y sin garantías de imparcialidad, neutralidad y representatividad, no puede ser el fundamento para revertir una decisión de Estado, con alto grado de complejidad técnica, y que ya había sido estudiada durante más de 20 años. Los empresarios expresamos nuestro rechazo a esta decisión, y al método utilizado para tomarla”.

No obstante, reconocieron el interés de los mexicanos que participaron en la consulta, dado que es un reflejo del fortalecimiento de nuestra democracia, sin embargo, subrayaron que “herramientas como la consulta ciudadana deben garantizar la imparcialidad, representatividad, credibilidad y transparencia, tanto del mecanismo como de los resultados”.

Y advirtieron que en la Consulta Ciudadana convocada por el equipo del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, “estos principios no se cumplieron. No hubo claridad y transparencia en su diseño, en la selección de los municipios, en la integración de las mesas y la vigilancia del ejercicio, en la falta de una mejor y mayor difusión, con imparcialidad, de los diversos análisis y posturas presentadas para ejercer una decisión informada”

Por tal motivo, “la consulta no debió ser vinculante, no dio garantías mínimas y no se circunscribió a la ley. Estas fallas no fueron menores. No se puede construir la democracia, sin respeto a la ley”.

Ante la decisión de cancelar el NAIM en Texcoco y trasladarlo a Santa Lucía, el mensaje que se da a los mercados internacionales, a las empresas y a los inversionistas, es que “no hay confianza de que los contratos firmados se cumplan y que los proyectos transexenales, no tienen ninguna certeza de ser terminados. Esto afecta gravemente el prestigio de México en el mundo y a su potencial de atraer inversión nacional y extranjero”.

Por último, indicaron que la cancelación del NAIM tendrá implicaciones jurídicas y financieras con acreedores y contratistas, pero especialmente “riesgos reputacionales en perjuicio de México y de futuros proyectos que requieren inversión nacional e internacional, como el Tren Maya. Perdemos, además, una oportunidad clara de detonar el desarrollo y la competitividad de México, generar más empleos y darle impulso a una de las zonas con más carencias del Estado de México”.

Compartir