Evidentemente obligada por la dirigencia de su partido, el PRI, la diputada María del Refugio Ruiz Moreno dio de baja a su hijo José Luis Coronado, quien cobraba 40 mil pesos mensuales

Tras verse envuelta en un escándalo de nepotismo, la diputada local María del Refugio Ruiz Moreno, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se vio obligada a despedir a su hijo José Luis Coronado Ruiz, quien estaba en la nómina del Congreso del Estado de Jalisco percibiendo 40 mil pesos mensuales. La legisladora dice que no ha provocado detrimento y que no se ha aprovechado de su cargo.

Lo anterior fue dado a conocer en rueda de prensa en la que la diputada se hizo acompañar del presidente del Comité Directivo Estatal del tricolor, Ramiro Hernández García.

Allí frente a la opinión pública Cuquita, como se le conoce, anunció que su primogénito ya no trabajará al frente de la jefatura de su propia oficina, esto en respuesta de atender un reclamo social. Además, aseveró que José Luis Coronado Ruiz trabajó arduamente y de manera responsable por lo que no se le puede señalar ninguna omisión.

“Con toda independencia del instituto político al que pertenezco, pero siendo congruente con la demanda ciudadana y mi compromiso social, he tomado la decisión de solicitar la baja inmediata de José Luis Coronado Ruiz, como jefe de oficina de este Congreso del Estado de Jalisco”, señaló la legisladora

Al negar que haya cometido nepotismo al contratar a su propio hijo con un sueldo de 40 mil pesos mensuales, María del Refugio Ruiz Moreno, descartó haber infringido algún reglamento o ley al contratar bajo su mando a quien es su hijo, pues no maneja recursos económicos o pertenece a comisiones legislativas que le hayan permitido otorgarle algún tipo de ventaja o preferencia.

“En ningún momento he provocado detrimento o menoscabo, afectación alguna ni algún daño con mi labor legislativa ni tampoco me he aprovechado de mi cargo para beneficiar a algún negocio familiar. En ningún momento he ocultado ni he mentido de esta asignación”, alegó la diputada Ruiz Moreno.

Indicó que un conflicto de interés potencial surge cuando un funcionario público tiene intereses privado de naturaleza tal, que puedan conducir a un conflicto en caso de que en un futuro, el funcionario sea implicado o tuviera que participar en responsabilidades oficiales relevantes, y el suyo no fue el caso.

Compartir