En el marco del 102 aniversario de la promulgación de la Constitución mexicana, AMLO manifestó que nuestra Carta Magna está muy remendada y no descarta en hacer una nueva

No hay condiciones para elaborar una cuarta Constitución porque tenemos otras tareas, sin  embargo, se optó por hacer propuestas de reformas a la actual que consideramos tienen la misma importancia, la misma profundidad que una nueva, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante la ceremonia de conmemoración por el 102 aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el Jefe del Ejecutivo detalló que las modificaciones versarán en tres sentidos.

En primer lugar, dijo, el establecimiento de la corrupción como delito grave, sin derecho a fianza.

“Eso sería un gran cambio. ¿Qué no es extraño y lamentable que no sea delito grave el cometer un acto de corrupción; o los hechos de corrupción no estén considerados como delito grave? Eso corresponde a los legisladores, corresponde a todos corregirlo para iniciar una etapa nueva: cero corrupción (…) Esto es una gran reforma el que en la ley y en los hechos se termine con la corrupción”, apuntó.

Indicó que la segunda reforma se refiere a que el Presidente en funciones pueda ser juzgado, acusado por traición a la Patria y delitos electorales con la finalidad de eliminar fueros y privilegios en la clase política.

En tercer lugar, indicó, el establecimiento de un sistema político democrático como forma de vida para erradicar la compra de sufragios.

“Ni en la del 24, ni en la de 1857, ni en la Constitución de 1917 se profundizó la democracia (…) Tenemos que establecer una auténtica democracia, acabar con los fraudes electorales; que no se compren los votos, que no se utilice el presupuesto para favorecer a ningún partido, a ningún candidato”, abundó.

Sostuvo que la democracia dará fortaleza moral al país, al tiempo que refrendó su respeto a las leyes establecidas en la Carta Magna.

“Lo sucedido el día primero de julio, eso fortaleció la grandeza de México al interior y hacia afuera. Entonces, por eso tenemos que dejar establecida la democracia como sistema político y como forma de vida, como lo establece el artículo 3º constitucional. Yo aquí hago el compromiso de cumplir en todo momento la Constitución”, destacó.

En Querétaro, Querétaro, el Presidente reconoció a la Constitución de 1917 como un documento nacionalista con dimensión social, en cuyos artículos –como el tercero, 27 y 123– se definen los principios y el proyecto de nación.

Comentó que en últimos tiempos la Constitución de 1917 ha sido objeto de múltiples modificaciones que afectaron su espíritu, por lo que indicó que en un futuro podría considerarse trabajar en un nuevo documento.

“No debe de descartarse, pero podría dejarse para el porvenir. Cuando entreguemos nosotros la estafeta para las nuevas generaciones, por qué no convocar a un nuevo Constituyente y elaborar una cuarta Constitución, porque los que son maestros en este tema, hablan de que ya son demasiadas las reformas.

Aquí se dieron dos cifras, dos datos: 700 reformas y el otro dato 900 reformas. Cualquiera que sea el dato son muchas. Está muy parchada, muy remendada la Constitución. Últimamente también se afectó mucho, no sólo la letra, sino la esencia, el espíritu de la Constitución, por eso no descartar el hacer una nueva Constitución”, enfatizó.

Compartir