Hermanos Fernando y Francisco Ríos García y su empresa CONDESI fraudearon a 18 personas por más de 100 mdp. Denuncias en Fiscalía de Justicia están detenidas

Por: Víctor Galindo

Con un monto que supera los 100 millones de pesos, derivado de la inversión que una veintena de personas realizaron en la adquisición de un modelo de negocios y las indemnizaciones correspondientes por el incumplimiento de la empresa inmobiliaria; muchos de esos recursos, fruto los ahorros de varios de los afectados que atraídos por las promesas que los hermanos Héctor Fernando y Francisco Ríos García, propietarios de la empresa CONDESI S. R.L. de C.V. y que se convirtió en un millonario nuevo fraude inmobiliario en Guadalajara; desde el año 2017 los señalados emitieron contratos de compra-venta de departamentos y locales comerciales bajo el régimen de condominio en la modalidad de condo hotel.

Sin embargo, al paso de los meses, el inmueble presentado, ubicado en la calle Tchaikovski #1057 en Zapopan, y donde se proyectaba un próspero negocio para los emprendedores, lució originalmente como lo que actualmente es, un simple “elefante blanco”, una estructura en obra negra y sin avances de construcción.

Los responsables de este fraude engañaron a los hoy ofendidos al hacerles creer que edificarían los departamentos y locales comerciales especificados en los contratos de Promesa de Venta de Cosa Futura, con el objetivo de obtener un lucro de manera ilícita a costa de detrimento de su patrimonio.

“Se trata de una práctica muy común en las zonas de alta plusvalía en la capital tapatía, pues lo mismo sucede en Chapultepec, Providencia, con contratos de compromiso de venta, con atractivas condiciones, las que resultan fraudulentas, las personas que represento, hace más de siete años que pagaron su contrato y nunca les entregaron ni cumplieron”, dijo el Licenciado Rubén Martínez Bocanegra, representante legal.

Luego de presentarse las denuncias formales correspondientes contra los hermanos Héctor Fernando Ríos García y Francisco Ríos García, por su presunta responsabilidad en la comisión del delito de fraude, una veintena de afectados exigen la intervención inmediata de las autoridades a fin de que estos defraudadores no queden impunes, ya que se calcula que existen muchos más afectados.

El llamado se hace público en virtud de que, ya en tres ocasiones, durante el 2023 se ha solicitado al C. Agente del Ministerio Público Adscrito a la Agencia número 18 de Fraude de Abuso de Confianza de la Dirección General de Delitos Patrimoniales y Financieros de la Fiscalía de Justicia del Estado de Jalisco, la inmovilización del inmueble, pues pertenece a los denunciados, además de fungir como apoderados legales de la empresa CAMDESI S. R.L. de C.V. A poco más de ocho meses de haberse presentado la segunda petición formal del inicio de dichas peticiones la autoridad investigadora se ha negado -de manera contundente- a proveer dichos escritos.

De manera inaudita e insólita, el representante social adscrito a la Agencia 18, se ha negado de manera sistemática a realizar todas las diligencias tendientes a integrar las carpetas de investigación para efecto de ser judicializadas, motivo por lo que en la actualidad las indagatorias están anquilosadas, dejando abierta la duda, del porqué esta acción a favor de los denunciados.

Esta situación origina una violación directa a los derechos de los ofendidos para una pronta y expedita impartición de justicia, contemplados en la constitución y vulnerando sus derechos humanos y lo dispuesto en los artículos 1 y 117 Constitucionales. Por lo anterior, el representante legal de los ofendidos, Lic. Martínez Bocanegra, solicitó ante el Juez de Control, le requiera al C. Agente del Ministerio Público Adscrito a la Agencia número 18 de Fraude de Abuso de Confianza de la Dirección General de Delitos Patrimoniales y Financieros de la Fiscalía de Justicia del Estado de Jalisco, brinde los argumentos del porqué se abstiene de proveer las peticiones antes mencionadas.

A fin de dar continuidad a los procedimientos legales en consecuencia de los responsables de este millonario fraude, los hermanos Héctor Fernando y Francisco de apellidos Ríos García y las empresas ya señaladas.

Compartir