Directora de la UNESCO Irina Bokova aboga por mantener el estatuto de la Ciudad Vieja de Jerusalén de lo contrario avivaría conflicto entre israelís y palestinos

Iglesia de Santo Sepulcro Ciudad antigua de Jerusalén

Iglesia de Santo Sepulcro Ciudad antigua de Jerusalén

La directora general de la UNESCO manifestó gran inquietud por la escalada de violencia contra los sitios culturales y religiosos de Medio Oriente y deploró las recientes propuestas que se debaten en el Consejo Ejecutivo de la UNESCO, ya que podrían percibirse como un intento de modificar el estatuto de la Ciudad Vieja de Jerusalén y sus murallas.

Mítica Torre de David en Jerusalén

Mítica Torre de David en Jerusalén

Irina Bokova advirtió que la modificación del estatuto de ese sitio, inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, podría avivar las tensiones.

Bokova pidió a los miembros de ese Consejo que no tomen decisiones que alimenten la animadversión en el terreno, sino que se inclinen por las que alienten a respetar el carácter sagrado de los lugares santos.

Barrio judio en la ciudad antigua de Jerusalén

Barrio judio en la ciudad antigua de Jerusalén

Subrayó que la protección del patrimonio mundial no debe ser un rehén, ya que ello debilita el mandato y los esfuerzos de la UNESCO orientados al diálogo, la tolerancia y la paz.

Jerusalén es la tierra santa de las tres religiones monoteístas, recordó la alta funcionaria. Se trata de un lugar de diálogo para todos los judíos, cristianos y musulmanes, apuntó.

Finalmente, llamó a todas las partes a velar por la preservación del patrimonio cultural, incluido el religioso, y a garantizar que sea accesible para todos.

Compartir