Cargos no reconocidos por usuarios de tarjetas bancarias ascienden a más de tres mil millones de pesos, esto se debe a la clonación y robo por el crimen organizado

La Comisión Permanente solicitó -a diversas dependencias federales- que fortalezcan las medidas de seguridad en las tarjetas bancarias, pues las operaciones del crimen organizado son cada vez más sofisticadas y ahora han aprovechado el robo y clonación de estos plásticos para cometer fraudes.

En el dictamen que se aprobó el pasado 28 de junio, senadores y diputados afirmaron que México debe estar en la vanguardia tecnológica e impulsar constantemente el comercio electrónico, pero también tiene que “colocarse a un paso adelante en la protección de los usuarios de la banca”.

Destacaron que los cargos no reconocidos en tarjetas de crédito y débito ascienden a tres mil 72 millones 264 mil 732 pesos, por consumos no efectuados por los titulares de estos servicios.

A partir del año 2013, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores ordenó a los bancos incluir un chip o circuito integrado en todas sus tarjetas, con lo cual han disminuido las quejas por consumos no reconocidos, “pero esta medida ha quedado rebasada por las circunstancias tecnológicas y la delincuencia organizada”.

La Asamblea pidió a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a las comisiones nacionales para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, y Bancaria y de Valores, así como al Banco de México que implementen medidas de seguridad adicionales en tarjetas de crédito y débito.

De esta manera, asentaron los legisladores, se evitarían pérdidas millonarias por los delitos de fraude o robo con estos plásticos, toda vez que frenaría las operaciones comerciales, debido a que se requeriría un medio de autenticación más seguro al que existe actualmente.

Compartir