El Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Viena, identificó restos óseos del normalista Christian Alfonso Rodríguez Telumbre. FGR confirma avances en el Caso Ayotzinapa

El Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Viena, ha identificado restos óseos de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos forzadamente desde el 26 de septiembre del 2014. Antes de hacer pública la información, la Fiscalía General de la República (FGR) la consensó con los padres y madres de los desaparecidos y con la venia del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

La información del avance del Caso Ayotzinapa fue dada a conocer por Omar Gómez Trejo, titular de la Unidad Especializada en Investigación y Litigación del Caso Ayotzinapa (UEILCA), dependiente de la Fiscalía General de la República (FGR).

En rueda de prensa informó que una pieza ósea que mandaron al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck de Viena, corresponden al normalista Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los 43 desaparecidos la noche del 26 y 27 de septiembre del 2014.

Cabe mencionar que el hallazgo de restos óseos que se están haciendo por la investigación de la desaparición forzada de los 43 normalistas no se han localizado en el basurero de Cocula ni el Río San Juan, lugares con los que el gobierno de Enrique Peña Nieto trató de dar carpetazo al caso.

De acuerdo a la información, así fue el hallazgo de los restos de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre:

Así, los días 21 al 29 de noviembre de 2019 se realizó dicha acción de búsqueda en un punto ubicado en el municipio de Cocula, Guerrero, conocido como «Barranca de la Carnicería, Ejido de Cocula». Este lugar NO es el Basurero de Cocula, ya que la Barranca se encuentra a más de 800 metros de distancia de donde se crea la narrativa de la verdad histórica. Cabe destacar que en el pasado, dentro del mismo expediente, se recibió información sobre la zona antes referida sin que se agotara, lo que deberá establecerse una serie de deslindes a las responsabilidades a que haya lugar.

En dicha diligencia, acompañada por peritos de la FGR, se recuperaron 15 indicios, que fueron embalados en el lugar para su procesamiento en presencia de los representantes de las familias y de la misma Comisión Presidencial.

El día 26 de febrero de 2020, la evidencia recuperada fue analizada en la Ciudad de México, dentro de las instalaciones de los servicios periciales de la Fiscalía General de la República, en presencia de los representantes de las familias, el personal de servicios periciales y especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense que ha brindado un invaluable trabajo de apoyo a esta investigación.

En esta diligencia se realizaron las pericias con la finalidad de saber si los indicios rescatados eran propensos para realizar los análisis genéticos correspondientes. Producto de este escrutinio, se eligieron 6 piezas que los equipos periciales estimaron unánimemente, que podrían ser susceptibles de ser procesados para la extracción de ADN.

Dichas piezas fueron llevadas, en valija diplomática, por mi persona, en funciones de Fiscal Especial del Caso, al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Viena. Este laboratorio se especializa en el procesamiento de restos severamente dañados, del 28 de febrero al 2 de marzo del presente año. Esta diligencia contó con el acompañamiento del Equipo Argentino de Antropología Forense, tanto en el traslado, como en la entrega de los indicios a la Universidad de Innsbruck. El Instituto de la Universidad, por su parte, informó que podría entregar los resultados en un plazo de 3 a 5 meses.

El 19 de junio de 2020, la Universidad de Innsbruck comunicó a la Unidad a mi cargo y al Equipo Argentino que, después de realizar los análisis respectivos a las piezas óseas enviadas, una de ellas corresponde al estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los jóvenes normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

Para mayor certeza, los resultados de Innsbruck fueron analizados también por el Equipo Argentino de Antropología Forense, que terminó su revisión el 4 de julio, concluyendo de forma coincidente que una de las piezas óseas enviadas al Laboratorio de Innsbruck pertenece al estudiante normalista Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, de forma indubitable, correspondiente a una extremidad inferior.  

En consecuencia, el 5 de julio de este año, me trasladé a la ciudad de Tixtla, Guerrero para informar de manera directa a la familia la identificación y explicarles cómo sucedió el hallazgo y solventar todas y cada una de sus preguntas y dudas posibles. Y hace unos instantes asistí a la reunión de la Comisión Presidencial para dar a conocer la misma información. Quiero recalcar que hemos sido sumamente cuidadosos en la forma de informar y atemperar al máximo los efectos de la re-victimización al momento de dar este tipo de noticias.

En esta visita conté con el apoyo de las organizaciones que representan a las familias, del Subsecretario Alejandro Encinas, de la Comisión Presidencial del Caso Ayotzinapa; y de Mercedes Doretti del EEAF, quien se conectó de manera virtual para explicar los resultados de los estudios genéticos que, ellas como especialistas, realizaron. Así, la familia se enteró de una forma digna, por los funcionarios a cargo de la investigación y no por los medios, aún en el contexto de ser una notificación dolorosa.

Compartir