Gobierno de Enrique Peña Nieto seleccionó como objetivo primordial espiar a los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa por medio del software malicioso Pegasus

Como parte de los objetivos de espionaje del gobierno de priista Enrique Peña Nieto fueron los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos forzadamente desde el 26 de septiembre del 2014. Por medio del software Pegasus, de la empresa israelí NSO Group estuvieron siendo vigilados.

Esta información fue evidenciada por medio de la investigación de la organización francesa Forbidden Stories, en la cual participaron 17 medios de comunicación de 10 países, así como el apoyo de Security Lab de Amnistía Internacional (AI).

Como ya es de conocimiento el programa Pegasus es de la empresa de ciberespionaje israelí NSO Group, la cual junto con el gobierno mexicano, representado en ese entonces por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Enrique Peña Nieto.

Citizen Lab ya había documentado el espionaje a defensores de derechos humanos e investigadores en el Caso Ayotzinapa por este misma empresa de Israel.

Aunque ahora con la investigación de Forbidden Stories se evidencia que también fueron objetivos de espionaje del gobierno peñista los familiares de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Se logró detectar que tres familiares delos 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa estaban en la lista de los objeticos del gobierno mexicano representando por el otro partidazo.

Los objetivos a  espiar fueron: Melitón Ortega, tío del normalista, Mauricio Valerio; Cristina Bautista, madre de Benjamín Asencio, y Felipe de la Cruz, padre de uno de los normalistas sobrevivientes.

A Melitón Ortega desde febrero a mayo de 2017 denunció que lo estaban espiando y sospechaba que el autor era nada menos que el Gobierno mexicano. Y todos porque el malware Pegasus había realizado varios intentos para entrometerse en su dispositivo celular.

Cristina Bautista le fueron enviado a su dispositivo varios mensajes infecciosos en marzo del 2017, semanas previas a que se reuniera con integrantes de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

La víctima hizo la denuncia durante esa reunión que el gobierno de Enrique Peña Nieto estaba encubriendo al Ejército Mexicano en su participación en la trágica noche de Iguala.

Felipe de la Cruz fue espiado de marzo a mayo del 2017 pero no lograron su objetivo.

Compartir