Avión presidencial… ¿A escena!

Por Alfonso García Sevilla

La distracción como una forma de manipulación mediática, según Nahom Chomsky, se basa en entretener la atención del público de la información verdaderamente importante como pueden ser las decisiones políticas y económicas que afectan al conjunto de la ciudadanía. Esto se consigue desviando la atención de la gente con un montón de informaciones que no son relevantes con las que diariamente bombardean los medios de comunicación.

Un distractor muy efectivo que ha utilizado exitosamente la 4T es el avión presidencial. Ante un escenario adverso, como lo enfrentamos en este 2020 con más de 43 mil muertes por Covid-19 y los casi 60 mil homicidios violentos, la pérdida del empleo de 12.5 millones de mexicanos y la economía cayendo estrepitosamente sin un plan de reactivación inmediato, se agrava con los daños que sufren estados del norte del país por los efectos que ha dejado el huracán Hanna.

Sin embargo, para AMLO estos hechos no ameritan su atención. En la mañanera de este lunes, realizada en el ex hangar presidencial, teniendo como fondo el avión José María Morelos, del que refirió ser una representación de “cómo se mal gobernaba en el país durante todo el periodo neoliberal. Es un ejemplo de los excesos que se cometieron. Es ostentación”, afirmó.

“Para que no haya duda o malas interpretaciones, el propósito de hacer esta conferencia con el avión de fondo, es para dar a conocer al pueblo de México cómo se mal gobernaba al país, de cómo había lujos en el gobierno durante todo el periodo neoliberal. Se le daba la espalda al pueblo, sobre todo a la gente humilde, y los altos funcionarios vivían colmados de privilegios de atenciones. Era un gobierno de ricos, para ricos con un pueblo pobre”, remató el Presidente.

Hace alrededor de dos años, más de 30 millones de votantes le otorgaron a Andrés Manuel el aplastante triunfo en las urnas, hace dos años la gente harta de los excesos generados en el sexenio de Peña Nieto, tales como Odebrecht, la Estafa Maestra, la Casa Blanca, el poco efectivo combate a la corrupción, a la inseguridad, al crimen organizado, al poco crecimiento económico, y un largo etcétera, optaron por un cambio radical, no votaron para que sistemáticamente les recordarán los malos gobiernos pasados, eso de sobra lo sabía la gente, votaron porque en AMLO veían la esperanza de un cambio verdadero, con soluciones a todo lo que los gobiernos “neoliberales”, habían hecho mal en el país, sin embargo, a dos años de distancia, la 4T está más ocupada en la rifa de un avión y seguir con la cantaleta de los anteriores corruptos neoliberales enemigos del pueblo, con lo que demuestran que aún no encuentran soluciones de fondo para los grandes temas que aquejan al país.

Compartir