Localiza un yacimiento de arte rupestre de 7.000 años de antigüedad, el descubrimiento tuvo lugar en Vilafranca, Castellón, en la provincia de Valencia.

Autoridades españolas, dieron a conocer un descubrimiento de un sitio ubicado en la localidad de Vilafranca (Castellón), comunidad de Valencia, España. Se trata de un yacimiento con arte rupestre, que data de 7.000 años de antigüedad. Al menos 12 figuras de hombres y de animales en escena de caza, adornan los muros del recinto milenario, que aún se encuentra en el anonimato hasta terminar con los estudios pertinentes, para valorar tiempo y condiciones para recibir a sus visitantes.

Pintura rupestre de Vilafranca en CastellónComo era de esperarse, las pinturas se encuentran en un estado delicado de conservación, debido al polvo y otros elementos por determinar. No obstante se puede apreciar con cierta claridad una escena de caza y momentos previos al proceso de caza, son un grupo de arqueros tras un grupo de animales como toros, cabras y también arqueros.

Arqueólogos de VilafrancaEste lunes, instituciones involucradas con el hallazgo, informaron que el proyecto de investigación y restauración, es fruto del trabajo del consistorio de la localidad, y del apoyo del Ministerio de Cultura, a cargo de la doctora Inés Domingo, arqueóloga del ICREA, Universitat de Barcelona, SERP, y del doctor Dídac Román, arqueólogo de la Universidad de Tolouse Le Mirail, y de la Universidad de Valencia. Quienes presentan el informe realizado desde el pasado mes de noviembre.  

Los arqueólogos destacan que las pinturas representan un descubrimiento de importante información en la historia del arte rupestre levantino, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Pinturas rupestres Barranc de Les Carabasses

Pinturas rupestres Barranc de Les Carabasses

La galería de arte descubierta permite establecer relaciones entre las pinturas de la zona de Valltorta-Gasulla con las situadas en el Bajo Aragón, ya que el entorno de Vilafranca fue territorio de paso. Así también, informaron que en la covatina del Barranc de les Carabasses, otro yacimiento rupestre ya conocido en la comunidad cietífica y cultural con el término de Vilafranca, se han unido en el proceso de investigación y análisis, ya que en participaciones anteriores,  han permitido localizar nuevas pinturas que no se conocían.

“La importancia del hallazgo se desvelará en los próximos meses. Los trabajos han arrojado que las pinturas tienen rasgos únicos en el arte rupestre levantino por la introducción de nuevos elementos y representaciones. Estamos preparando un estudio científico para presentarlo más adelante”, explico Dídac.  

Inés Domingo, por su parte, señaló que “hacía mucho tiempo que no se producía un hallazgo en la zona y que las nuevas pinturas de Vilafranca llenan un vacío al permitir establecer una nueva conexión entre los dos grandes nexos de Valltorta-Gasulla y el Bajo Aragón. Se sabe que hay conexiones entre ambas zonas pero se desconoce las zonas de tránsito, ahora ya podemos establecer una conexión.

Finaliza afirmando: “Nosotros estábamos interesados en la zona, suponíamos que podría haber más ejemplos de arte rupestre y la única forma que teníamos era hacer una búsqueda del territorio, caminamos durante un mes en zonas con abrigos y afortunadamente tuvimos suerte”.

Compartir