Aparador Político: Primero fue el anuncio de incremento al transporte público, luego la represión con antimotines. ¿Y la libertad de expresión y de manifestación Alfaro?

DE LA REFUNDACIÓN AL GATOPARDISMO

Con el anuncio del incremento a la tarifa del transporte público de 7 pesos a 9.50 pesos, prácticamente 10 pesos, no hay duda que el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, ha de ir en picada en cuanto a su aceptación como gobernante. Lo anterior por con los dichos del pasado y los hechos del presente, ha demostrado que en lugar de refundación hay gatopardismo. Como político se rasgaba las vestiduras porque la administración de Jorge Aristóteles Sandoval Díaz incrementó el transporte pero ahora como Gobernador cree que es una de sus políticas públicas mejor implementadas para los gobernados.

ANTES SE RASGABA VESTIDURAS

Ante el incremento de la tarifa con la administración de Aristóteles Sandoval, Enrique Alfaro todavía con sus aspiraciones por hacerse de la gubernatura arremetió: ““creemos que la solución a los problemas del transporte público no es el aumento de la tarifa (…) primero, los transportistas deben cumplir con las mejoras en el servicio que les han prometido en anteriores ocasiones que han aumentado la tarifa”.

Y AHORA ASUME EL COSTO POLÍTICO

“Dar la cara y asumir el costo político de cada decisión, por más difícil que esta sea, es una costumbre que nunca voy a perder, así como tampoco dejaré de explicar las razones de cada paso que damos, cómo lo damos y para qué servirá”, con estas palabras Enrique Alfaro intenta asumir el costo político del alza a la tarifa del transporte público pero para que vean que sí es un buen gobernador y por demás consciente, anuncia dos noticias: una que firmó un convenio con la clase empresarial para que subsidien el pasaje a sus trabajadores y el segundo, pues que va a mejorar ahora sí la calidad del servicio. Ya veremos.

REPRENDE EL ESTADO A MANIFESTANTES

Y bueno, apenas con siete meses en el cargo, Enrique Alfaro Ramírez le sigue faltando el respeto a la investidura que lleva y ahora hasta se le ocurrió reprender con toda la fuerza policíaca a un grupo de manifestantes que protestan por el alza al incremento a la tarifa del transporte público, al Tren Ligero y al Macrobús. Y de esta el Gobernador no tan fácil se safa, pese a que mande comunicados en los que indica que la Seguridad Pública del Estado ahora acompaña a los manifestantes para resguardar su seguridad. Lo que es cierto es que Alfaro tendrá que asumir su responsabilidad porque es el Gobernador y no puede mandar golpear a los disidentes.

EL RESPETO DEL GOBERNADOR A LAS LIBERTADES

Con la represión policíaca que propinaron a manifestantes que protestaban en las inmediaciones del Tren Ligero por el incremento al pasaje, se le puede cuestionar a Alfaro: ¿Dónde están los derechos de libertad de expresión y de manifestación? Todo parece indicar que esos derechos solo aplican al Mandatario estatal y a los suyos, los demás que se les ocurra salir a las calles a alzar la voz deberán hacerlo a la suerte de la represión en un estado donde las autoridades tienen la piel muy delgada en torno a las críticas.

LOS DESTROZAN EN REDES SOCIALES

Uno podría pensar que los del alfarismo no le midieron al mandar a las fuerzas policíacas a golpear manifestantes, pues los amantes de las comunicaciones digitales no se esperaban la paliza que les propinaron en redes sociales. Le reclamaron la represión policíaca y lo peor les exigieron salir a defender a las víctimas tal y como lo hacen en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador. Es más a la senadora Verónica Delgadillo pidieron confeccionarse una camisa con la leyenda #AlfaroRepresor y que la presuma en el Senado. En ese tono fueron los reclamos a un partido, el Movimiento Ciudadano. Que presume de defensor de los derechos humanos.

PIDIÓ EL APOYO DEL PUEBLO Y EL PUEBLO…

Y ya que nombramos a AMLO Presidente, el gobernador de Jalisco, sí Enrique Alfaro, en su intentona por minimizar los daños colaterales del alza al transporte público, le pidió a los jaliscienses, al estilo Andrés Manuel López Obrador, su compresión y ayuda para transformar el transporte, y ¿qué creen? Los jaliscienses han respondido con reclamos y reproches.

Compartir