Aparador Político: Para Macedonio Támez Guajardo, será muy difícil castigar a los autores de fosas clandestinas y basta cuestionar: ¿Y la extinción de dominio?

LEY DE EXTINCIÓN DE DOMINIO EN JALISCO

Como es sabido, la Ley de Extinción de Dominio se encuentra vigente en Jalisco desde el año 2011. Esta ley le otorga al gobierno automáticamente el derecho de expropiación o aseguramiento de bienes en distintos caso, pero destacan aquellos que sea instrumento de un delito como los que están siendo utilizados por la delincuencia para el almacenamiento de drogas, el secuestro y el de fosas clandestinas.

MACEDONIO SE RINDE

Todo indica que ante el escenario de fosas clandestinas en el estado de Jalisco, el coordinador del Gabinete de Seguridad, Macedonio Támez Guajardo, se ha rendido, pues entre sus polémicas declaraciones ya advirtió que será muy difícil castigar a los culpables de las fosas clandestinas. Así lo dijo: ““Establecer una relación causa-efecto entre un detenido y un cadáver enterrado es muy difícil. Requiere muchas pruebas, testimonios, videovigilancia”.

¿Y LA EXTINCIÓN DE DOMINIO MACEDONIO?

Para el funcionario estatal resulta muy fácil dejar en impunidad el caso de las fosas clandestinas, que de paso es importante señalar Jalisco está entre los primeros lugares del país en la siembra de cementerios clandestinos. Sin embargo, Támez Guajardo ha dejado de lado la Ley de Extinción de Dominio, con la que pude expropiar los predios donde se han localizado las fosas clandestinas y hasta podría seguir la pista del dinero del arrendamiento. Pero en fin todo parece indicar que las leyes en Jalisco, y que han sido de vanguardia, están de adorno.

JUSTIFICA LA VIOLENCIA EN ALTOS NORTE

Y siguiendo con sus declaraciones polémicas, el coordinador del Gabinete de Seguridad ha justificado el incremento de la violencia en la zona de Altos Norte del estado que porque es frontera con Guanajuato, Aguascalientes y Zacatecas y pues es tránsito de mucha gente. En fin, el problema de inseguridad sigue en aumento y el estado sigue la misma ruta: responsabilizar a la federación de todo lo que pasa.

Compartir