Aparador Político: Los opositores al Lópezobradorismo celebran el resultado electoral, pero para ambos bandos, les del 2021 son una elecciones agridulces

UN REFERÉNDUM PARA AMLO

Sin estar en las boletas electorales, el presidente Andrés Manuel López Obrador sí jugó en el proceso electoral y es que en México como en otros países, las elecciones intermedias son un plebiscito para el partido gobernante. Con los resultados, del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del Instituto Nacional Electoral (INE), la Cuarta Transformación (4T) sigue cobijada por las preferencias al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

PERO, ES UNA VICTORIA AGRIDULCE

 No obstante, los resultados electorales, para AMLO y su partido, Morena, la victoria electoral es agridulce porque aunque tienen mayoría simple en la Cámara de Diputados y ganaron 11 gubernaturas, se perdió la mitad del territorio del bastión izquierdista en la Ciudad de México, entre ellas, la joya de la corona que es la Delegación Cuauhtémoc, que fue ganada por Va por México (PRI-PAN-PRD).

CDMX SE DIVIDE EN DOS

Tras las elecciones del 6 de junio, la Ciudad de México amaneció dividido en dos, una será gobernada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y la otra por la alianza PRI-PAN-PRD. No obstante, los perdedores de esta elección son los de la alianza Morena-PT pues en las elecciones 2018, estaban gobernando en 11 alcaldías y actualmente han perdido cuatro tras alzarse con el triunfo en siete en tanto los de Va por México se quedaron con 8 y el Partido Acción Nacional (PAN) se queda con una, la de Benito Juárez.

LA DERROTA DE X. GONZÁLEZ

Y si de derrotas hablamos, la del señor Claudio X. González hijo, es más que agridulce y es que hay que recordar que el fin primordial de la alianza Va por México que juntó a los partidos PRI-PAN-PRD fue para arrebatar a Morena la mayoría simple en la Cámara de Diputados para así someter al presidente Andrés Manuel López Obrador. Recordemos los mensajes publicitarios: “O lo dejamos sin la Cámara, o nos deja sin país”. El jefe de Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha celebrado que su partido y sus aliados, el PT y el PVEM, tengan la mayoría simple y por ende seguirán controlando el presupuesto.

LA OTRA LECTURA

Pero para los opositores y los partidos que los apoya en Va por México, es una victoria para su movimiento de derrocar al presidente de Palacio Nacional. Ya lanzaron la maquinaria con propaganda que se centra en “derrotamos a López Obrador”. De acuerdo a los resultados, los tres partidos juntos podrían tener victorias en 109 distritos, el PREP indica que Va por México podría casi duplicar las victorias obtenidas en diputados federales con respecto al 2018. Esto refleja un incremento de curules pero no les alcanza para operar el Poder Legislativo.

AMLO NO SERÁ REHÉN DE LA OPOSICIÓN

Los resultados del PREP del INE significan que la alianza Morena, PT y PVEM mantienen la mayoría simple y por ende consideran que los resultados electorales son positivos, no obstante perdieron 30 distritos en comparación a los resultados de las elecciones presidenciales del 2018, perdidas que podrían representan entre 5 y 7 por ciento de la representación popular. Pese a ello, en Palacio Nacional celebran que AMLO no serpa rehén de la oposición y mucho menos de personajes como Claudio X. González y Gustavo de Hoyos, quienes alistan pilas para la revocación del mandato.

SE EXTIENDE EL LÓPEZOBRADORISMO

Donde es claro y contundente el triunfo del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) es las elecciones de 15 gubernaturas de las que el partido del Presidente se quedan con 11, Morena ahora gobernará 16 gubernaturas, la mitad de los estados de México. A ocho años de ser creado y registrado el partido y con apenas dos elecciones, el partido marrón ha avanzado con la bandera de la Cuarta Transformación. A esto hay que sumar que con los resultados del pasado 6 de junio, Morena controlará 19 de 32 congresos locales.

EL PRI, EL GRAN PERDEDOR

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) se perfiló como el gran perdedor, no ganó ninguna gubernatura y además perdió 8 estados que le arrebató Morena. El tricolor gobernaba en 12 estados y ahora sólo se queda con cuatro y a esto hay que sumar que también perdió cerca del 5 por ciento de los sufragios con respecto a las elecciones del 2018. Con estos resultados los militantes tricolores ya piden la renuncia de Alejandro Moreno, a quien le reclaman haber repartido el partido entre su familia y sus cuates.

Compartir