Aparador Político: AMLO, el político, dio manotazo a la politiquería y grillas y en Jalisco contrarrestó la embestida alfarista, y lo hizo con un abrazo entre Lomelí y Alfaro

MC LE ATIZA A LA CONFRONTACIÓN

Como se había evidenciado desde días antes de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, el movimiento naranja, el que se identifica con las siglas MC (Movimiento Ciudadano) lo cumplió y a los eventos de AMLO llevó acarreados, de los que dijeron se les pagó 500 pesos para ir a apoyar al gobernador y contrarrestar los abucheos, que se han vuelto parte del acto protocolario. A diferencia de otros mítines del político tabasqueño, ahora se observó mucha gente “fifi” que coreaban: “Alfaro, Alfaro” muy animados, pero de otro lado se vio a los morenistas –aquellos que por más de una década han seguido al Presidente- molestos porque no pudieron ingresar  al sitio. En fin el MC, que ya sueña con hacerse de la Presidencia de la República, le atizó a la confrontación a diferencia de otros gobernadores como el de Chihuahua, Javier Corral, y Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, que con dignidad no  asistieron al acto del Presidente.

UDEG PRESENTE EN APOYO A ALFARO

Y bueno entre los asistentes al acto para entregar los apoyos del Bienestar, se destacaron diferentes grupos, entre ellos trabajadores del gobierno del estado que llevaban puesto un chaleco con el escudo oficial, y también estudiantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG), la de Raúl Padilla. Estos estudiantes estaban muy molestos por estar en medio de tumultos y se les escuchó afirmar que los habían obligado a asistir, al ser entrevistado reafirmaron que su asistencia obedecía al apoyo de la Máxima Casa de Estudio para con el Gobernador de Jalisco para echarle porras.

A QUIÉN MUESTRA FUERZA ALFARO ¿A AMLO O LOMELÍ?

Aquí caben varios cuestionamientos, en especial la incógnita sobre Alfaro a quién le quiere mostrar fuerza: ¿A AMLO o a Carlos Lomelí? Es evidente que la guerra de porras y abucheos fastidió al Jefe del Estado mexicano y bueno para unos hasta es considerada una falta de respeto el haber organizado esta movilización sólo para decir “en Jalisco yo mando”. Para otros dirán que es un mensaje para Carlos Lomelí en miras futiristas electorales. Seguramente los emecistas ya están en su Cuarto de Guerra y seguramente no sacarán buenas cuentas, dado que han quedado como unos confrontadores.

DE DIPUTADOS A ANIMADORES

Y qué decir del grupo parlamentario naranja. Allí estaban en primera fila, eso sí no pidieron llegar a los lugares VIP porque esos están reservados para las personas de la tercera edad. Pero allí se observó a los diputados en su faceta de porros alfaristas, pues ni en el Congresos se han visto tan unísonos, bueno sólo cuando apruebas las leyes al dedazo y por consigna. Lo cierto es que no se había visto una estampa de esta naturaleza, un grupo de legisladores entrándole a la confrontación para defender a su jefe político y una vez para marcar a Jalisco como territorio naranja.

EL JEFE NARANJA DIRIGIENDO

Salvador Caro Cabrera, al que le dicen “El Sheriff” legislativo, presente comandando al grupo animador legislativo, se veía muy confiado en su zona de confort hasta que se le acabó la sonrisa por la jugada magistral del Presidente de México. Seguramente Salvador Caro se le olvidó el animal político que lleva AMLO dentro.

PRESIDENTES DESAPERCIBIDOS

Entre el grupo legislativo también se destacaron los presidente María Elena Limón, de Tlaquepaque, y Pablo Lemus, de Zapopan. Allí se les miró en primera fila, muy puestos para que el Jefe del Ejecutivo federal los saludara, pero ¿qué creen?, AMLO les pasó por enfrente y prefirió irse con los de enfrente, con el pueblo “bueno”. La alcaldesa y el acalde se tuvieron que conformar con seguir de animadores alfaristas.

PORRAS POR AQUÍ, PORRAS POR ALLÁ

Como en los viejos tiempos electorales, la naranja jalisciense parecía que tenía el control del evento del Gobierno de México, por doquier se escuchaban las porras “Alfaro, amigo Jalisco está contigo”, “Alfaro, Alfaro”, entre otras. Nada para López Obrador, los AMLOvers callados, es espera de su líder.

Y LOS ABUCHEOS NO SE HICIERON ESPERAR

Y bueno los AMLOver aguantaron el repertorio alfarista, pero a la hora de la presentación oficial, los abucheos y el rechazo al Gobernador de Jalisco no se hicieron esperar, aunque hay medios que aseguran que Enrique Alfaro libró abucheos, los videos que circulan en las redes muestran todo lo contrario.

NO AJUSTARON LAS PORRAS PARA EL POPE

Un momento que se salió del guion de los naranja, fue en la presentación del presidente de Guadalajara, Ismael del Toro Castro, “El Pope”, recibió una rechifla que retumbó en toda la Plaza de la República. Lo dejaron solo, ni una porra, ni un vitoreo. Seguramente esto no estaba en el repertorio.

ALFARO SE PIERDE EN EL DISCURSO

Inusual para Enrique Alfaro Ramírez, pero perdió el hilo del discurso ante los abucheos, los gritos y las rechiflas. Tuvo al Presidente al frente y no hizo suyo el momento, no habló se la refundación que ha pregonado. Pudo haber fusionado muy bien este proyecto con la Cuarta Transformación de México. En fin no anunció nada a los jaliscienses, solo que trabajará de la mano del Gobierno de México.

AMLO, EL POLÍTICO, CONTRARRESTA EL ALFARISMO

Por todas las porras, los abucheos y el ambiente de crispación que se vivió en la Plaza de la República, AMLO, el animal político, sí que supo contrarrestar la embestida alfarista. A Andrés Manuel se le vio serio y con un gesto de molestia, pero se hizo dueño del escenario al hablar de su lucha contra la corrupción, de la austeridad, del presupuesto para programas sociales y también de la reconciliación y fue allí donde le propina a Enrique Alfaro y compañías una cachetada con guante blanco.

ALFARO Y LOMELÍ Y LA REPÚBLICA DEL AMOR

Y sí AMLO le propinó al alfarismo una cachetada con guante blanco al advertir que estás hasta el copete de tanta politiquería y grillas, de tanta confrontación y luego pidió subir al estrado al delegados de los programas de Desarrollo de la Presidencia, Carlos Lomelí Bolaños, para que se diera un abrazo con el gobernador Enrique Alfaro, quien ha denostado su trabajo. Estos adversarios se fundieron en el abrazo de la República del Amor.

Compartir