Aparador Político: Frente a la popularidad de AMLO, Enrique Alfaro busca a toda costa recuperar credibilidad y todo parece indicar que los hará a costa del Poder Judicial

EL DECLIVE DE ALFARO

Recordemos la escena: La Rotonda de los Hombres Ilustres y Enrique Alfaro rodeado de políticos de Movimiento Ciudadano, empresarios, cámaras de comercio, industriales, la Universidad de Guadalajara y otros. El propósito: Enfrentar al entonces presidente electo Andrés Manuel López Obrador pensando en catapultarse como la oposición al nuevo régimen y de allí arrancar un proyecto hacia la Presidencia de la República. El resultado: Fracaso, rechazo social y niveles de popularidad por enfrentar al presidente con más popularidad y a quien ha emprendido la lucha contra la corrupción.

ALFARO Y SU LUCHA POR EL PODER JUDICIAL

Enrique Alfaro Ramírez desde antes de su llegada al gobernó de Jalisco ya daba visos de su inconformidad en el Poder Judicial, al que ha calificado de corrupto. Pero ¿qué hay detrás de eso realmente? Los enterados aseguran que el interés real del Gobernador es poseer el control del Supremo Tribunal de Justicia (STJ) y del Consejo de la Judicatura de Jalisco. Por los años de nombramiento de magistrados y su ratificación, prácticamente el control lo tenía el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y en menor mediad del Partido Acción Nacional (PAN), ahora con las presiones desde el Congreso de Jalisco, Movimiento Ciudadano se ha disputados todas las vacantes que suman 13 de 34 magistrados.

LA EMBESTIDA EN EL SUPREMO TRIBUNAL DE JUSTICIA

Tanta es la prisa por el dominio del Poder Judicial, que desde el Poder Legislativo se ha estado presionando a los magistrados que están en edad de retiro y eso ha quedado plasmado en las memorias de los plenos del Supremo Tribunal de Justicia en los discursos de magistrados como Manuel Higinio Ramiro Ramos, Guillermo Valdés Angulo y otros. Tras estas presiones han decidido retirarse magistrados como Ramón Soltero, Sabás Ugarte, Humberto Orendain y otros.

SU EXIGENCIA A AMLO

Tras enfrentamientos con el Presidente de México, Enrique Alfaro ha intentado ser parte del lópezobradorismo, sin rendir frutos, y para ello se le ocurrió en una reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago)(Conago) se quejó amargamente de un juez al que calificó de corrupto y tras las quejas AMLO lo comisionó para una limpia en el Poder Judicial, misma que anunció por todos los medios de comunicación, como queriendo dar el mensaje que ya formaba parte del plan de “El Peje” para limpiar las instituciones.

LOS ENEMIGOS COMO EJEMPLO

Y como era de esperarse, el Enrique Alfaro para ensalzarse como el renovador del Poder Judicial lanzaría una ofensiva poniendo de ejemplo de “corrupción” a sus enemigos. De tal manera que solicitó a la Unidad de Inteligencia Financiera, que dirige Santiago Nieto, que congelaran las cuentas de los magistrados Alberto Barba Gómez y Armando García Estrada, del Tribunal de Justicia Administrativa, y Celso Rodríguez González, del Supremo Tribunal de Justicia. Es así que intenta por todos los medios ponerlos como ejemplo de corrupción en el Poder Judicial.

¿Y EL JUEZ QUE LIBERÓ A CABECILLA DEL CJNG? 

Ya antes mencionamos que Alfaro se quejó amargamente de un juez de Control ante AMLO Presidente porque liberó a un delincuente que luego mató al policía que lo capturó. Se trata de José Enrique Velázquez Martín, quien no liberó a cualquier delincuente sino a un cabecilla del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Y el cuestionamiento aquí: ¿Por qué en su lucha no denunció a este juez? La respuesta: Es padre del diputado perredista aliado de Movimiento Ciudadano, Enrique Velázquez, quien se supo amenazó con mudarse a otro proyecto político si tocaban a su padre.

ARMANDO GARCÍA ESTRADA, EL INCÓMODO

El magistrado Armando García Estrada es uno de los objetivos de Alfaro, a él lo ha culpado de negociar con los intereses de la ciudad al entregar suspensiones para negocios inmobiliarios, gasolineras, bares y otros. A la fecha no le han comprobado nada y en múltiples ocasiones se ha dispuesto a que se investigue el sentido de sus resoluciones en las que se puede advertir fallas de la autoridad en cuanto a los trámites jurídicos y la violación de los derechos. Recordemos, los juzgadores determinan sus resoluciones conforme a las pruebas presentadas en ambas partes. García Estrada dice llegará hasta las últimas consecuencias para limpiar su nombre pero advierte de amenazas del alfarismo hacia su persona.

CELSO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, DE ALIADO A ENEMIGO

El magistrado Celso Rodríguez González fue una de las piezas en la carrera política del alfarismo en la campaña hacia la presidencia de Guadalajara. Financió parte de la campaña del regidor Rosalío Arredondo y asesoró jurídicamente pero se cayó de la gracia del hoy Gobernador. Primero ordenó le quitarán el FIAT de notario público, luego lo ha denunciado por desvío de recursos en la construcción de la Ciudad Judicial, cuando ésta fue financiada con dinero de la Federación. Hoy lo puso en la mira de la Unidad de Inteligencia Financiera y todo porque en el 2018 no apoyó la campaña, dada su amistas con personajes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) como Rocío Nahle, Alejandro Peña y otros.

DESDE EL CONGRESO EXIGEN RENUNCIA DE CELSO

Ya en el ánimo de la confrontación, desde el Congreso del Estado el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Salvador Caro Cabrera se ha erigido en juez y exige el retiro forzoso del magistrado Celso Rodríguez porque dice es vergonzoso que despache cuando le han congelado sus cuentas por la investigación que hay en su contra. Hay que recordarle al encargado de hacer leyes que la culpabilidad se determina cuando el juez estudia las pruebas y las sentencias por lo que la justicia no se dicta mediáticamente.

Compartir